- Thunder (2007) Sala Heineken. Madrid

8/13/2007 04:27:00 p. m. Publicado por David Gallardo

Lugar: Sala Heineken. Madrid
Fecha: 1 marzo 2007
Asistencia: 300 personas
Artistas Invitados: Glyder
Precio: 22 euros
Músicos: Daniel Bowes (voz), Luke Morley (guitarras), Ben Matthews (guitarras y teclados), Harry James (batería), Chris Childs (bajo)



Setlist: Loser, Dirty dream, Higher ground, Low lofe in high places, Laughing on judgement day, Gimme Some Lovin', Robert Johnson's Tombstone, A million faces, River of pain, The devil made me do it, Fade into the sun, Love walked in, I love you more than rock n roll, Can't keep a good man down, Backstreet symphony, Dirty Love
(fuente: http://www.valladolidwebmusical.org/)


Anda que menuda sorpresa más grande me llevé la mañana en la que, buscando información sobre la promotora del concierto de Europe en Madrid, me enteré de casualidad de que los británicos Thunder regresaban a España para dar una tanda de conciertos. A toda velocidad difundí la noticia entre quienes sabía que podrían esperarla tanto como yo, y a toda velocidad obtuve respuestas afirmativas.

Y es que realmente eran pocos los que podían estar pendientes de la visita de estos chicos, a los que perdí la pista a finales de los noventa, después de que fueran una de mis bandas prioritarias entre 1995 y 1998. Precisamente esta "exclusividad" es la que me hacía temer una hipotética cancelación por falta de demanda, como ocurrió con su fallido concierto de mayo de 1997 en la Sala El Sol, apenas dos meses después de actuar ante unas 150 personas en La Sala de Carabanchel (barrio periférico madrileño).

Sin embargo, nada más llegar a los alrededores de la plaza de Los Cubos, lugar donde se encuentra la Sala Heineken, comprobé con satisfacción cómo había un buen puñado de personas esperando a que se abrieran las puertas. Desde luego, no iban a producirse escenas de histeria fanática, pero lo que si estaba ya asegurado es que iba a producirse un concierto de buen rocanrol, joder!

Ya dentro, buen rollito con los teloneros Glyder, que sonaron bien y vivieron una acogida bastante favorable por parte del respetable. Aunque no se vendieron todas las entradas, se notaba en el ambiente que había ganas de Thunder y ganas de pasarlo bien con unas de las bandas que más triunfaron en la Inglaterra rockera de finales de los ochenta y principios de los noventa (después vendrían los años de mantener el tipo, algo que consiguieron con mucha solvencia en las islas británicas, aunque no ya tanto fuera de ellas).

Entrando ya en materia, fue apagarse las luces y constatar que estamos hablando de un grupo que mola y que me pone, más allá de modas y del eco de los grandes medios de comunicación. El carisma de Daniel Bowes sobre el escenario es innegable, así como sus grandes dotes como vocalista. Junto a él, esa bestia parda (y zurda) de las seis cuerdas que es Luke Morley, Gibson Les Paul en ristre, como los buenos. Matthews, Childs y James pusieron el resto para hacer una noche para recordar.

Como seguro que recordará Ben Matthews, guitarrista y teclista del grupo, que no cesaba de mirar a los ojos al público de las primeras filas y hacer gestos de complicidad y de sorpresa ante sus reacciones. La gente se lo estaba pasando realmente bien y eso se transmitió a los miembros de la banda, no cabe duda de ello. Y es que para mi, temas como River of pain, Higher ground, Low life in high places (la canción que me enganchó a ellos), Love walked in o Dirty Love, significan mucho. Además, los nuevos temas, pertenecientes a discos como The magnificent seventh (2005) y Robert Johnson's Tombstone (2006) mantienen el nivel de maravillosa manera.




Un video -con un pequeño problema de sincronización entre audio y video- de Love walked in. Lamentablemente, no está la canción entera:




No pensaba yo que podría volver a disfrutar de Thunder en directo, una banda injustísimamente infravalorada y poco apoyada por los medios de mayor tamaño, aunque muy querida por los que saben de rock and roll por estas tierras. Eso explica que no fuera yo el único que levantaba los puños en Backstreet symphony, otro de los hitos en la carrera de estos simpáticos (deben ser de los pocos que quedan) británicos. Supongo que el destino me lo debía, y del destino me lo cobré con creces. ¡Gracias!

En internet he podido encontrar un par de crónicas de la noche, en webs especializadas en rock duro:

1 comentarios:

  1. Anónimo dijo...

    Well, there are many online stores available on the Internet where you can easily
    buy these sports accessories (acessoriosesportivos) and suplementos others.
    ufc 174 live stream yet skilled enough to win and prove
    the dominance of their jiu-jitsu. 'I knew Jack was a tough opponent but I get stronger as the fight
    goes on.

Publicar un comentario en la entrada