- Red Hot Chili Peppers (2006) Palacio de los Deportes. Madrid

11/13/2007 12:16:00 p. m. Publicado por David Gallardo

Lugar: Palacio de los Deportes. Madrid
Fecha: 2 junio 2006
Asistencia: 17.000 personas
Artistas Invitados: Dizee Rascal
Precio: 32 euros
Músicos: Anthony Kiedis (voz), John Frusciante (guitarras, voz y coros), Flea (bajo), Chad Smith (batería)



Setlist: Intro, Can't Stop, Dani California, Scar Tissue, Charlie, Otherside, Tell Me Baby, Throw Away Your Television, All That Meat And No Potatoes (short), Snow, Me And My Friends, Strip My Mind, Right On Time, Don't Forget Me, How Deep Is Your Love (Frusciante a la voz y guitarra), Torture Me, Californication Intro (Athony a la bataría), Californication, What Is Soul, By The Way
Bis: Chad (Drums Solo), Under the Bridge, Your Gonna Get/Give it Away, Jam (despedida)

[Puedes descargar el concierto de Red Hot Chili Peppers en Madrid si pinchas en estos dos enlaces: Opción 1 / Opción 2]


No estábamos por la labor de entrar pronto al Palacio para coger un buen sitio, y lo pagamos. El acceso a la pista era un absoluto caos cuando apenas faltaban veinte minutos para el inicio del concierto, con la muchedumbre agolpándose a las puertas y los encargados de la seguridad exigiendo la entrada para confirmar que la pista no se llenaba más de lo racionalmente aconsejable. A pesar de ello, después de que nuestro numeroso grupo se colocara convenientemente cerca de la barra, las apreturas no fueron excesivas y seguimos el concierto con relativa tranquilidad. Intenté contactar con mi amigo Chad, después de que la noche anterior hubiéramos coincidido en el concierto de Ted Nugent en la sala Macumba y nos hubiéramos hecho una foto, pero este sitio era bastante más grande, así que se quedó sin saludarme.



Bien provistos de bebidas espirituosas, disfrutamos del 'crescendo' inicial. Comenzar con una jam instrumental no parece lo mejor para reventar a 17.000 personas predispuestas, pero si hay algo que tienen las grandes bandas es una sorprendente capacidad para empeñarse en no hacer lo que se espera de ellos. Eso sí, este comienzo va muy bien para ecualizar el sonido. Can't Stop sí es más apropiada. Va de menos a más y te deja alto para luego estabilizarte con Dani California. La respuesta del público deja claro que lo que se exije a Red Hot Chili Peppers es un concierto de hits. Hace años que no hacen otra cosa, y tengo entendido que les va de maravilla.











Van sobrados. Desgranan temas de su millonario Stadium Arcadium, acogidos con relativo entusiasmo por el público. Atacan canciones de trabajos previos, exitazos colosales, y el pabellón se entrega sin condiciones. Flea y Frusciante hacen lo que les da la gana con sus instrumentos, son auténticos e incontestables virtuosos, músicos de pelo en pecho. Frusciante, auto elegido sucesor de Jimmy Hendrix, no para de jugar con sus pedales mientras Anthony se dedica a pegar botes, a dar la cara, a figurar y cantar un poquito. Tampoco mucho. Desde el fondo del escenario, Chad aporrea como una mala bestia y marca el ritmo como ese obrero de los tambores que, según su mono de faena, le gusta ser.

Entre tanto grito histérico, tanto empujón gratuito y tanta pérdida de consciencia adolescente se hace un glorioso hueco el amigo Frusciante, sólo frente al peligro, cuando entona ese empalagoso tema de los Bee Gees que es How Deep is your Love. Causa nerviosismo al principio entre el respetable, que no reconoce lo que escucha, desasosiego incluso, pero una vez reconocido por la gran mayoría, el satánico falsete es coreado al unísono. Todos los que cantaron se negarían a asistir a un concierto de los padres de Fiebre del sábado noche, se avergonzarían de ello, pero yo vi sus caras de felicidad, de complicidad, de satisfacción. Yo el primero. Claro que yo quiero ver a los Bee Gees. Pero esa es otra inconfesable historia para el baúl de los secretos.







Superados los Bee Gees, llegan Californication, By the Way, Under the Bridge y el final soñado con Give it Away. Como suele decirse, estas cuatro canciones bien valen un concierto, bien valen una carrera y bien valen el paso a la historia de estos ya dinosaurios cuarentones (aunque no lo parezca por sus pintas, su música y sus fieles). Porque Red Hot Chili Peppers son la banda de rock más mainstream del planeta, son los Dire Straits o los Police del siglo XXI, el grupo que todos los adolescentes de hoy recomendarán a sus hijos dentro de veinte años, teniendo que sufrir la obligada incomprensión de las nuevas generaciones. No me cabe duda de ello.







Tras Give it Away parece que se van, pero no se van, siguen ahí, haciendo cosas raras sobre el escenario. Unos esperan que toquen la sobreentendida "otra", pero otros parecen saber que ya no hay más, aparte de ese juego casi masturbatorio con sus instrumentos de Flea y Frusciante, que se han pasado toda la noche jugueteando con maestría ante nuestros ojos. Es un final absurdo, autocomplaciente para los músicos pero incomprendido por los que pusieron la pasta para que todo fuera posible, que se sienten engañados con la idea. Para esto podrían haber optado por tocar otra canción, cualquiera, mejor que hacer una orgía de desafinación y futurismo mal comprendido. Pero es que creen mucho en ellos mismos. Demasiado tal vez como para contentar a todos, aunque los pabellones y los estadios de medio mundo les siguen recibiendo con los brazos abiertos. No irán tan desencaminados después de todo, aunque sólo toquen canciones de sus discos a partir de 1991.

Tras el concierto, los más fanáticos esperaron a la banda para robarles una última fotografía. Aquí la víctima es Chad.



[Las fotos de esta crónica proceden de Santo Dealer y de Mundo RHCP]

En este enlace encontrarás un largo debate foril sobre lo acontecido.


Crónicas del concierto (todas con fotos):
- La Ociotk
- El País
- Elivy
- Santo Dealer

Webs recomendadas:
http://mundorhcp.mforos.com/
http://www.rhcplive.net/
http://www.redhotchilipeppers.com/
http://es.wikipedia.org/wiki/Red_Hot_Chili_Peppers

8 comentarios:

  1. FER dijo...

    FER. Salí del concierto con una sensación un tanto agridulce. Me lo esperaba mejor.
    Los Red Hot, estuvieron bien, pero nada más. Vienen, descargan, ponen pantallitas con vídeos, pero les faltón algo... eso que les falta a los grandes grupos de las grandes giras. Siempre falta algo...
    Lo más decepcionante, sin duda, el público. Parece que el 80% de los asistentes fueron a ver el Otherside, y punto. Y como lo tocaron muy pronto, pues ya está hecho el día. No conocían las nuevas canciones, no saltaban, no armaban jaleo... suerte que pillamos un grupo de exaltados y pudimos bailar algo, porque al principio no me lo podía creer que nadie hiciera nada. Buscamos, y encontramos.
    Buen lugar, buena música, buena ambientación, pero faltó algo. Y ese algo hace que salgas del concierto pensando si ha merecido de verdad la pena... supongo que sí, que los Red Hot, y su give it away no se escuchan todos los días...

  2. Javi dijo...

    Unos Red Hot en plena forma, pero pasando por encima de toda su época pre-Californication, la más brillante.

  3. er tomá dijo...

    Pos yo lo flipe como en el otro...no se si porque me gustan mucho o porque por mi cuerpo corrian sustancias variadas...o por ambas...pero me gustaron un huevo..eso si el sitio no era mu weno...los red hot no son lo que eran sino lo que son....taluego culebras

  4. Jesús dijo...

    Soy gran seguidor de los Peppers, me dio mucha pena no poder ir a verlos. Como siempre, me sobrarían los solos (como el de Chad de batería) que para mí cortan el ritmo de un concierto.

  5. Nicenboim dijo...

    He de reconocer que era un neófito en la materia, sabia lo básico de esta gente, pero tenía cierto interés en probarlo.

    Evidentemente no tenia referencias para comparar, pero un tío curtido en conciertos de todo pelo (no tanto como el dueño del blog) no se dejaría engañar tan fácilmente.

    Coincido con mi amigo Toma´ en que las bebidas y demás enseres nos hicieron disfrutar de un buen concierto.

    Con los clásicos ya me tenían conquistado y con lo nuevo de "Stadium Arcadium que me tenía bastante trillado me resulto un concierto de no parar y sudar.

    A pesar de estar ya maduritos me gustaron y no me importaría volver a pasar por taquilla.

  6. Rodrigo dijo...

    La primera vez que veía a los Red Hot y salí bastante contento, botando y coreando...menos mal que me llevé otra camiseta para cambiarme después...Una gran noche!

  7. aldo mitno dijo...

    pss la verdad jamas he ido aun concierto de ellos pero soy un gran fand de ellos y tengo 4 diskos de ellos me alegra ke mi madre melos aya komprado

    soy fan desde los 9 años

    kuidense

    esla mejor banda

  8. Anónimo dijo...

    Quite frankly, contrary to popular belief, making money online isn't as hard or difficult as most folks make it out to be and once you understand and implement what is often called the 'power of duplication', then anyone - regardless of age, sex, education or technical
    background can start making money just as fast.

    Stop wondering how to make quick money online and start making it happen today.
    Depending on the approaches that you put in place, you stand
    to make varying amount of money.

    Also visit my weblog :: How To Make Extra Money Online

Publicar un comentario en la entrada