Bruce Springsteen & The E Street Band (2009) Estadio José Zorrilla. Valladolid

8/02/2009 10:00:00 p. m. Publicado por David Gallardo

Lugar: Estadio José Zorrilla. Valladolid
Fecha: 1 agosto 2009
Asistencia: 34.000 personas
Precio: 74 euros (pista)
Artistas Invitados: -
Músicos: Bruce Frederick Joseph Springsteen Zirilli (voz, guitarras y armónica), Clarence ' Big Man' Clemons (saxofón, percusión y coros), Garry Tallent (bajista), Max Weimberg (baterista), Roy Bittan (piano y sintetizador), Steve Van Zandt (guitarras y coros), Nils Lofgren (guitarras y coros), Soozie Tyrell (violín y coros), Charles Giordano (teclados y órgano), Curtis King y Cindy Mizelle (coros y percusión)



Setlist: Badlands, No Surrender, Night, Hungry Heart, Outlaw Pete, Spirit in the Night, Working on a Dream, Seeds, Johnny 99, Trapped, Raise your Hand, Great Balls of Fire (Jerry Lee Lewis cover), Something in the Night, Surprise Surprise, My Love Will Not Let You Down, Waitin' on a Sunny Day, The Promised Land, Girls in their Summer Clothes, American Skin (41 shots), Lonesome Day, The Rising, Born to Run
Bis: Seven Nights to Rock, American Land, Bobby Jean, Dancing in the Dark, Twist & Shout / La Bamba

[Descarga el audio del concierto de Bruce Springsteen & The E Street Band en Valladolid en tres partes: PARTE 1 / PARTE 2 / PARTE 3]


- Lleno por favor
- ¿Diesel o sin plomo?
- Sin plomo
- ¿Vosotros también vais a Valladolid?
- Sí
- Hoy todo el mundo va a Valladolid. Habitualmente nadie pasa por esta carretera secundaria, pero hoy han pasado por aquí un montón de coches desorientados que creen que no hay autovía hasta allí. ¿Se puede saber el motivo?
- Buscamos una vida mejor.
- ¿En Valladolid?
- Hoy sí. Esta noche.
- ¿Tan mal están las cosas por Madrid?
- No mucho peor que por aquí. Esta carretera es muy sórdida. Muchos clubs destartalados con pinta de abandonados, pueblos en los que nunca pasa nada, gasolineras incapaces de competir con las de las grandes compañías de la autovía... pronto aquí tampoco habrá nada y tendreis que buscar algo mejor en la ciudad, como todos.
- No habrá sitio para todos allí.
- Hoy sí, mañana tal vez ya no. Echa el cierre y síguenos.
- Todavía puedo ir tirando, tengo que intentar que mi tierra no muera, no puedo marcharme. Aquí busco una vida tranquila y que nadie conozca mi paradero. Pasar desapercibido.
- Entonces esta noche volveremos y te contaremos si todavía merece la pena creer.
- No volvereis. Nadie vuelve. Por aquí sólo circulan los que se equivocan.
- Tienes razón, no volveremos. Pero tu tienes todavía unas horas para pensártelo, amigo...
- ...Pete
- Jaja, bien. Pues esta noche nos acordaremos de ti 'forajido Pete'.
- Sabes que estás mintiendo. Nadie se acuerda nunca de mi. Así es mejor. 45,73 euros.

Arrancó el coche con una sensación extraña. El gasolinero había resultado ser un auténtico cachondo. O un loco. O todo era una casualidad la mar de curiosa. Andaba por esos días leyendo Las uvas de la ira de John Steinbeck y el empleado de la gasolinera parecía el maldito protagonista, con los diálogos aprendidos de memoria. Sin duda se sentía cómodo en su papel, luchando por mantener a flote una vieja gasolinera en una carretera nacional por la que ya casi nadie pasaba y en la que todavía menos paraban. Quedan apenas 70 kilómetros para Valladolid y la promesa de una vida mejor de unos viejos conocidos: Bruce Springsteen y la E Street Band.

Una hora después ya se encontraba paseando por el centro de la ciudad. No es que sus calles estuvieran ardiendo, pero sí que flotaba en el ambiente cierta sensación de día especial, gracias sobre todo al colorido que siempre dan las camisetas que conmemoran las ocasiones especiales. ¿Le habría tomado por un pardillo el gasolinero? A primera hora de la tarde la ciudad estaría muerta si no fuera por los centenares de gentes que pasean haciendo tiempo hasta que llegue la hora de acercarse al estadio. No hay ansiedad. Si acaso, esa inquietante calma tensa que precede a las más brutales tempestades.




Dedicó las horas previas al concierto a disfrutar del ambiente, de ese ambiente que tanto le gusta y que no se cansa de saborear, siempre sin gastar un gramo de energía de más. Para que la sensación de redención sea completa, él lo sabía bien, hay que llegar en plenitud de facultades a la hora concertada. Fue entonces y sólo entonces, a las 21,15 horas, cuando constató una vez más que ese era el lugar en el que tenía que estar, y nunca en otro. Porque todo el mundo es feliz en esta fiesta. Sencillamente no puede ser de otra manera. El maestro de ceremonias no permitiría que una sola de las 34.000 personas allí reunidas para recibir al agua bautismal se fueran sin haber sentido, al menos durante un segundo, la esperanza del rocanrol.



Durante la vaquera Outlaw Pete -enésima aunque acertada inspiración de Bruce en el rollito del oeste americano- decidió que pasaría de nuevo por la noche a saludar a su gasolinero. Tal vez fuera un seguidor de Springsteen con ganas de tomarle el pelo. Tal vez fuera una especie de señal del destino. Tal vez era un descreído de vuelta de todo. Todo lo que sabía es que había sentido algo raro durante su charla y confiaba, como siempre confiaba, en que la música pudiera ayudarle a superar cualesquiera fueran sus circunstancias personales. Celebrando y cantando con tu comunidad la vida se afronta de una manera diferente. Decididamente más alegre.




Esperaba emocionarse, también como siempre se emocionaba, por lo menos dos o tres veces. Pero no esperaba que le pasara con Working on a Dream. Sí lo esperaba con Waitin' on a Sunny Day, porque siempre le dio buen rollo y las canciones de The Rising (2002) le recuerdan buenos tiempos pasados. Con Born to Run y todo el estadio ejecutando la coreografía de los brazos en alto alcanzó ya el paroxismo, con lágrimas peleando por abrirse paso a través de sus córneas. El cabrón del chaleco lo había vuelto a hacer, una vez más. Había conseguido llevarle hasta ese punto sin retorno (a pesar de los acoples intermitentes en su micrófono durante toda la noche, pero lo logró). Con pasmosa faciilidad, con empuje, sonrisas, bromas con los niños (¡el infante que cantó Waitin' on a sunny day casi se la sabía!) y detalles de enrollado (tocó Surprise Surprise a una chavala que le puso en una pancarta que ese día era su 14 cumpleaños... cómo lloraba la condenada a través de las pantallas gigantes).

Se carcajeó con ese momento festivo para recordar cuando, tras unos minutos recogiendo pancartas con peticiones de canciones de las primeras filas, Bruce enseñó una que le decía que no tenía pelotas para tocar Great balls of fire. Pero las tuvo. Bueno, las tuvieron. Porque la banda de sexagenarios estuvo tan compacta y arrolladora como siempre, liderada desde atrás en plan Beckenbauer por ese portento de siete brazos que es Max Weimberg. Clavaron todos los temas, imprimieron festividad a los más bailones y dramatismo a las más intensas (American Skin... buff). Sobre los clásicos, como les salen solos, simplemente se dejaron llevar, surfeando, empujados por la energía generada por los 34.000 que pasaban por allí.




Cuando se encendieron las luces no podía creer que tres horas con estos chicos hubieran vuelto a pasar tan rápido. Tenía muchas preguntas pero nadie a su alrededor parecía poder darle la respuesta. Hasta que dio con uno como él, uno que estaba exactamente en el mismo punto vital. "¡Que alguien me diga que no! ¡Que alguien me diga que esta no ha sido la última vez! ¡Necesito que alguien me lo diga aunque me mienta!", gritaba desconsolado. Un tipo desencajado se le acercó, le puso la mano en el hombro y le aseguró, con la calidez que otorga la camaradería: "El año que viene vendrán otra vez". Ambos se dieron la mano con aire marcial mirándose a los ojos con sincera admiración mutua. Unos segundos después cada uno siguió su camino.



Fuera del estadio, la Policía estaba empeñada en mandar a todos los coches hacia las autovías, pero él le preguntó a uno de ellos cómo podía llegar a la Nacional 601. Un interminable atasco después por fin enfiló la oscuridad en busca de su gasolinero. Seguro que se sorprendía de verle de nuevo, cumpliendo su palabra de regresar para hablarle de esa vida mejor. Unos cuantos restaurantes abandonados después, un par de clubes con bombillas fundidas después, llegó donde se suponía que estaba la gasolinera en la que había repostado esa mañana. Pero allí no había nada. Siguió conduciendo, despacio, con la certeza de que tenía que verla en algún momento, pero nada. Llegó el momento de incorporarse a la autovía hacia Madrid y no había dado con ella. Contrariado, enfiló. Lo único cierto es que el depósito de su coche estaba lleno. Como su corazón de buenos sentimientos y de ganas hacer feliz a su gente. Como hace el tito Bruce. Dios te bengida, Pete.




EL NORTE DE CASTILLA





DIARIO DE VALLADOLID




Más crónicas:
- ABC
- EFE


Conciertos relacionados en Mercadeo Pop:
- Bruce Springsteen solo Tour (2005) Palacio de los Deportes. Madrid
- Bruce Springsteen & The E Street Band (2003) El Molinón. Gijón

17 comentarios:

  1. Anónimo dijo...

    Oye que principio más brutal, parece una mezcla de Cars y U-Turn esa de Oliver Stone con Sean Penn y la Lopez. Y la referencia a Las uvas de la ira no desentona ahí

    Y del tito Bruce poco que decir ... bueno sí, ¿cómo es que hay tantos niños en primeras filas dispuestos a cantar el Waitin' on a suny day?

    Un abrazo

    Je suis Tacitus

  2. Ana dijo...

    Impresionante, Bruce es la caña, yo que no consigo aprenderme entera ninguna de sus canciones, disfrute y bailé como una enana. La compañía genial como siempre. Lastima que nuestro sordido gasolinero no estuviera esperandonos a las puertas del Club.

  3. Perem dijo...

    Buena crónica compi.

    Añadire tu crónica a las que he puesto en mi blog. Por cierto, en The Best alguien ha comentado que no tocaron Thunder Road, sin embargo en la web oficial de Bruce, en el apartado donde cuelga los setlist si aparece, y ahora estoy viendo tu setlist y veo que tpoco la has puesto. Curioso, curioso, que en la web oficial venga mal el setlist.

    Un saludo.

  4. bisharron dijo...

    es un solo de saxo lo que suena de fondo?

    yo aún no tengo palabras

  5. Victor dijo...

    No, no sonó Thunder Road, está mal el setlist, Bruce suele cambiar cosas sobre la marcha. Y en "músicos" te has olvidado de Curtis King y Cindy Mizelle (coros y percusión)
    Por cierto ¿alguien sabe ande estaba Patty?

  6. galko dijo...

    Pues digo yo que Patty andará cuidando a los niños en los USA, ¿no? Lo cierto es que tampoco se la echó demasiado de menos... en Valladolid digo, en el resto no sé, jeje. Y que no, que no tocó Thunder Road, y bien me jode leer ahora que estaba en el setlist inicial, porque sin duda habría sido mi cuarto momento emocionante de la noche, sin duda, pues es una de mis preferidas de Bruce ever, por motivos obvios. Ah, y que tengo más prensa para escanear, pero tuve que posponerlo hasta esta noche... saludos!

  7. DiegO dijo...

    Muy buenos dias amigo del rock & roll. Desde la "sucursal" de Santiago, ahí va mi crónica:

    Primero las cosas malas. Pensaba llamarte a eso de las 20:30 o 21h regocijandome de estar en el "pit" rodeado de gente con pulserita, pero nada mas lejos de la realidad.
    Vale q fallamos en las previsiones (todas las entradas eran generales), vale q no nos conociamos el recinto (no habia apenas carteles indicando los accesos) pero akello fue demasiado.... Habia 3 filas diferentes en mi zona, las cuales en cuanto abrieron las puertas se conviertieron en un autentico marica el ultimo. Pero no contentos con todo eso, una vez que nos metimos como pudimos, la fila no avanzaba lo mas minimo. Sin exagerar por nuestra zona entraria un tipo por minuto y desde dnd estabamos veiamos una zona dnd entraban a "cascoporro" corriendo como putas. Pero era tarde estabamos en un callejon sin salida. Tal fue dicho callejon q yo no estuve dentro del recinto hasta las 21:40h. Ya no pensaba ni en el pit pensaba en encontrar un puto sitio decente en esa explanada de arena y piedras que bien podria ser un auditorio de pueblo que nada tenia que envidiar nuestro kerida zona de conciertos de aluche y que se llama Monte do Gozo. Tenia tanto odio en el cuerpo que solo pensaba en exterminar, en liarme a golpes o casi mejor llorikear como un niño. La gente gritaba "organizacion dimision", y el tipico "Fuera, fuera" y en algun momento temi que la encendida gente echara abajo las vallas y a tomar por culo todo. Una organización lamentable.

    Pasados 5 minutos de odio, de kejas y demas decidimos tomarlo con filosofia y a disfrutar. Dicho y hecho a las 22:10h o asi sale mi amigo Nils y como no podia ser de otro modo "A Rianxeira". Y de ahi a Badlans. Y OJO ¡DANGER!.... La voz de Bruco rota, kebrada......Afonico perdido....Gallos a granel.... Q coño le hicisteis en Valladolid cabrones???

    Llegue a temer por la duracion del concierto..... Se iba a romper, madre mia q voz.Pero a Bruce se la pela. Si tiene q gritar y romperse las cuerdas vocales se las rompe. No tiene vergüenza, si grita y le sale un gallo lo saca y punto. Y me mola. No se esconce, es en plan "se q no tengo voz pero m rompo los huevos aki". El tipo estuvo mega-enrollado con la gente y la voz fue mejorando. No paraba d reir. Tb hizo cantar a una pekeñaja y saco a bailar a otra (no mas de 11 años) q la probre al principio no sabia q hacer. M molaron las versiones. BORN TO BE WILD.... que t parece?? Rocking all over the world.... Burning Love de Elvis y si tio GLORY DAYS sin mas. Y con el twist and shout,estoy apunto d hacerme el listo y decir esto se acabo y leo sus labios q le dice a sus secuaces....."Born in the USA"... Y zas asi acaban las 3 horas de un concierto fatal organizado, tercer-mundista pero con un sonido flipante (creo q el mejor q he estado en cuestiones de sonido).

    Esto fue todo. Q t voy a contar. Flipado m encuentro. Me kedo con su "Nos volveremos a ver".

    salU2

    DiegO

  8. Duczen dijo...

    Buena crónica, casi relato o guión de road movie. Muy currada as usual. Es increíble que un tipo esté tres horas tocando y quieras más. Una pena que no tocara Thunder Road.
    Saludos.

  9. Anónimo dijo...

    Te mando otra crónica leída el domingo:
    "Así es, querido Boss, que me fui ayer a Valladolid para asistir a tu concierto, con chaqueta y corbata como Dios manda, y no a la zona VIP, la de los carrozas insolentes y decaídos, sino sobre la hierba del estadio, en medio de una turba de adolescentes ombligueras, de jovencitas minifáldicas, de treintañeras pezoneras, los brazos en alto y el éxtasis en el vacío.
    A los críticos musicales de este periódico les corresponde juzgar tus nuevas canciones, el disco que estás lanzando. Yo sólo puedo decir que los años han pasado por ti, que has cambiado mucho, que me gustan cada día más tu música y tus interpretaciones, que braceas con los Killers y con los U2 y no cedes ante ellos. Y, coño, Bruce, de verdad te lo digo, por éstas, que eres, que sigues siendo el Boss". Fdo: Luis María Anson, en El Mundo

    Lo de treintañeras pezoneras me lo guardo, ja ja

    Besos, pepín

  10. El rey lagarto dijo...

    Fenomenal post Galko!

    Veo que tampoco toco Thunder road por Valladolid.
    Creo que a Bruce es mejor verlo para que no te lo cuenten...

  11. Vicente Caballero de la Torre dijo...

    Estamos aquí Jaime y yo. Nos ha encantado tu crónica, de verdad. Gracias por la alusión a la conversación sobre la "comunidad" y su importancia en la idiosincrasia yanki. Un abrazo.

  12. Madame de Chevreuse dijo...

    ¡¡¡Jooooder!!!! Vaya arranque para un post, me ha encantado. Estoy segura de que a Bruce le gustaría también... Enhorabuena.

    Baci e abbracci

  13. Anónimo dijo...

    Hola!!!, Enhorabuena por ese blog, lo primero. Lo segundo es que Soy de Valladolid, y como tal evento no podia habermelo perdido, el dia que pusieron las entradas alli estaba en la colaza para mis entradas..... Y llego el dia del concierto y.... SENCILLAMENTE IMPRESIONANTE, no habia asistido aningun concierto de Bruce y me quedo claro el porque le llaman el Boss!! Quizas para los fans hamn sido unos conciertos de bajo nivel, etc (por lo que he visto en los foros) pero para mi que era la primera vez que le veia fue bestial.

    Mil Gracias Bruce por venir a una ciudad que no se prodiga mucho en conciertos (Michael Jackson, Sting, Jean Michel Jarre, Depeche Mode y Rolling que no vinieron al final...Todo esto en mas de 15 años....)

    Solo queria manifestar mi ilusion y satisfaccion por el concierto...Felicidades por el Blog

    Ruben de Valladolid

  14. Anónimo dijo...

    Una buena crónica, original y divertida... Yo también viví mi pequeña aventura cargada de anécdotas... Un día para recordar... ;)

  15. el tio jayto dijo...

    impresionante , por favor si la chica que nos saco la foto una que iba con con un chico de coleta que tenia una camara de la ostia soy el chico que le dio el correo en un papel para que me la mandase , ibamos dos chavales , estuvimos a su lado en la puerta 9 , mandame la foto por favor , mi correo es arania1969@hotmail.com, muchas gracias , a el concierto de lo mas agradable que me a pasado en los ultimos 15 años , un abrazo a todos

  16. j0r0ba dijo...

    Muy buena crónica, muy buena historia.

    El concierto muy bien hasta 41 shots, luego a mi me dio la sensación de que Bruce tuvo prisa y fue a lo fácil y a terminar no demasiado tarde. Claro que esta es la percepción de alguien que compara unos concierots con otros ya que me consta que para gente que sólo estuvo en el de Valladolid los bises fueron de flipar... a mi sin embargo me faltó algo.

    Ahhh, quiero agradecerte el trabajo de documentación que haces, recopilando recortes de prensa y demás. Esto da al blog un valor añadido y hace que siempre sea un sitio de referencia a la hora de consultar estas cosas. Haces un gran trabajo.

  17. Anónimo dijo...

    el mejor concierto de mi vida fue impresionante, sobretodo el comienzo del concierto, y el great balls of fire!!, eso solo lo puede hacer Bruce

Publicar un comentario