Bon Jovi (2010) Rock in Rio. Madrid

6/05/2010 06:02:00 a. m. Publicado por David Gallardo

Lugar: Arganda del Rey o algo. Madrid
Fecha: 4 junio 2010
Asistencia: 50.000 personas
Artistas Invitados: Pereza, Mago de Oz, Zoé, Macaco, Paul Van Dyck
Precio: 69 euros
Músicos: Jon Bon Jovi (voz, guitarras, maracas), Richie Sambora (guitarras y coros), Tico Torres (baterista), David Bryan (teclista), Hugh McDonald (bajista), Bobby Bandiera (guitarra rítmica)



Setlist: Blood on blood, We weren't born to follow, You give love a bad name, Born to be my baby, Lost highway, In these arms, Have a nice day, When we were beautiful, Superman tonight, Captain Crash and the beauty queen from Mars, Bad Medicine (+ Roadhouse blues, Shout), It's my life, Someday I'll be saturday night, Hallellujah, I'll sleep when I'm dead, Runaway, Work for the working man, Who says you can go home, Keep the faith, Wanted dead or alive, Livin' on a prayer


Me enfrenté con mi némesis y vencí. Vencí porque salí vivo de esa cosa rara que es Rock in Rio y vencí porque más allá de prejuicios disfruté como un tío mierda del concierto de Bon Jovi. De lo demás ya no disfruté tanto, porque Pereza aburrieron soberanamente al personal (a pesar de invitar al dios Carlos Tarque en una canción, junto a Ariel Rot) y porque Macaco fue una obligación más obligatoria que nunca tras la baja de John Mayer. Digamos que la travesía del desierto hasta Bon Jovi fue larga y completamente inútil.

Al principio, todo problemas. Que si la peña empeñada en buscar las cámaras de televisión para saludar a su vieja y a su amante, que si haciéndose fotos para demostrar lo divertido que Rock in Rio puede llegar a ser antes incluso de empezar, que si madre mía aquí se han juntado tropecientosmil, que si la tirolina (pena de accidente mortal y seguro sin liquidar), que si te regalo pasta de dientes, que si cómprame lo que sea, que si te pongo anuncios sin parar en las pantallas gigantes a ambos lados del escenario en lugar de música como toda la vida de dios. Mucha gente poco acostumbrada a la música en vivo, en pie a la llamada del capital. Algunos sí saben de lo que va esto, pero tragan estoicos. Esto no es un festival, esto es el capitalismo eyaculando en tu cara. Un cum shot de lo más chungo, aunque con muchos baños para hacer cruising y muchas barras para que te gastes tus euritos. Cómodo sí es.


Pero bueno, que tras varias horas de penar musical con propuestas fofas y chusqueras, llegan los Bon y te clavan un Blood on Blood que se caga la perra. Joder, no había otra, tenía que ser esa para empezar. Estamos a finales de los ochenta, Bon Jovi son bigger than Jesus y la sombra del mejor Bruce Springsteen es tan alargada que acomoda (sic). De un plumazo toda la mucha mierda previa se va al garete y a uno se le llenan los pulmones de ilusión contemplando de cerca a esos ídolos que tantos años han estado encerrados en el armario: Jon, Richie y Tico, básicamente, seamos francos. Porque cuando salí del armario y reconocí que me gustaba Bon Jovi experimenté la mayor liberación de mi vida. ¡Fuera prejuicios, fuera gayumbos!





Que si son unos moñas, que si son unos mierdas, que si son unos lilas, pero empezamos por el New Jersey, tratado fundamental del rock comercial para todas las edades. Leí el otro día a Calamaro que ya está harto de los talibanes que se creen con derecho a decir qué es rock, y puntualizaba que en toco casi el único que podía decidir eso es Lemmy de Motorhead (¡sí, joder, sí, y en nueve días le veremos!) Llegan más, algún single de reciente factura que queda resultón, pero pasamos del tirón a You Give Love a Bad Name, epifanía colectiva. "¿Tu has visto a la virgen? Yo he visto una rubia. Esa es la virgen". La virgen en realidad es Jon, que ha nacido para ser tu baby, cuarto tema, joder otra vez el New Jersey, se te abren las canillas. Suena luego Lost Highway, que me flipa sin más y me da buen rollo.

Rodeamos estamos de mucha masa fan, en todo el maldito centro, y apenas se oye al grupo, esto es un karaoke excesivo. Cabe plantearse la huida hacia lugares menos congestionados, pero entonces suena In These Arms, que es una tónada absolutamente reivindicable, una joya AOR, y hemos de permanecer en nuestros lugares, por supuesto dándolo todo (he intentado buscar el estribillo de esta mierda pero sólo me sale traducida al castellano del otro lado del Atlántico, así que si no la conoceis la buscais en el tubo).

Have a Nice Day resulta facilona, como la copia que es de otros éxitos no demasiado lejanos y que demuestran el agotamiento de la fórmula. Pero nos movemos y sorpresivamente es entonces cuando las guitarras de Ricardo comienzan a funcionar. Es un tipo no sobresaliente, vale, pero sí notable, el típico pavo que es buen guitarrista y que es capaz de muscular a una banda con cuatro buenas costumbres. Gana, poco a poco, como el vino, aunque se le vea un tanto avejentado y aunque Amanda la de Melrose Place ya no esté de su lado.

Hay un tramo ahí, por el medio, ultra coñazo, con algunas baladas insufribles (¡no sonó Always, legendaria!) En una cosa estamos de acuerdo, hemos venido a pasar un buen día, y a ser posible a evitar los estímulos para manirrotos que no cesan de incitar al personal. Pues yo tengo un buen día, una buena noche, porque tardo diez segundos en ir al baño y acto seguido gastarme mis fichas en la barra. Las cosas como son, esto bien montado está. Y si tienes pasta, mucho mejor. Yeeeeeh eeeeh eeeeh have a nice day!






La peña se ríe, buen rollito, Bad Medicine, enorme, marca distancias. Jon hace bromas sobre Shakira (en el video de arriba lo puedes ver), pero en lugar de sonar alguna kk de la colombiana, suena el Roadhouse blues de los Doors, una de mis canciones preferidas para berrear. Tenemos cervezas de a litro en nuestro poder, gracias al cielo pues no contábamos con ello, y la movida se pone seria. Encima lo rematan con ese otro clásico del bailoteo que es Shout, para luego finiquitar con un It's my life modestito pero más que suficiente. Parar no pueden, esto está hecho.

A estas alturas ya queda claro que Richie es un pequeño dios. Los camarógrafos se empeñan en que así todos pensemos y no paramos de verle en las pantallas a ambos lados del escenario. Da la impresión de que el mono chungo de Padre de Familia es el que está a los mandos, pues no mueve el plano fijo sobre el guitarrista. Tenía mis dudas al principio, aunque confiaba plenamente en mis orejas y en cierto modo sabía que iba a ponernos a todos firmes. Lo hizo, diantres, lo hizo. Al final sólo quedó asentir.

Me compré el single de Someday I'll be saturday night en la Virgin Megastore de Paris en 1995, en mi viaje de fin de curso de BUP, mientras el resto de la clase visitaba Notre Dame. No que decir tiene que no conozco dicha catedral. Pero también hay que decir que me compré otro maxi single con el New Year's Day de U2. Catedralicias coplas para soliviantar pasiones adolescentes. O para enarbolarlas e incendiarlas. En cierto modo esa noche fui el rey, aunque no estoy seguro de si fue por la música recientemente adquirida a golpe de talonario paterno. Esta noche la del saturday night sonó, acústica, empobrecida, pero llamó a mi vello y lo puso firme. Al púbico también, sí, ni lo pregunteis.

Recuperamos el ritmo con esa copla que reivindica siete días sábados por semana. Porque total, en eso estamos de acuerdo, ¿quien necesita los lunes? Ya descansaremos cuando descansemos en paz. Mientras escribo estas incoherencias veo amanecer por la ventana y me pregunto precisamente eso: ¿qué mierda de día es hoy? Me suena que mañana no madrugo pero ni si quiera estoy seguro. Bueno, sí, son las siete y cuarto del sábado y he quedado a las doce, pero en fin, rock on!

Un breve parón y toca hincar las rodillas de nuevo. Maldita sea, suena Runaway. Jon avisa, estamos back in 1984. Vale, pues si regresamos, regresamos. Tengo cinco años y grabo tu puto video de la tele en un vetusto vhs. Tienes el pelo cardado, chungo, das grima, pero pareces valiente porque rescatas a una chavala a la que alguien la quiere hacer perrerías. ¿Es esto un clásico? No tengamos hoy ninguna jodida duda. Esta es la madre de todos los clásicos. Levantadme, que las piernas me flaquean.





Parece que Work for the working man, del último disco, pasa desapercibida, pero hace un rato (también mientras escribo esto) mi chica ha aparecido por la puerta de la habitación cantando el estribillo con dos pelotas y un palito, levantando el puño, algo ciertamente sorprendente para alguien que ya a priori estaba hasta las narices de Bon Jovi y ciertas obsesiones. De nuevo en la vida real, aparecen los acordes de bajo de Keep the Faith y, en fin, ojos en blanco, dame otro mini, pago yo, elevate my soul. Emocionante regresión a aquellos maravillosos años.





Llamada telefónica aprovechando la inmediatez que ofrece la televisión y que paga nuestro dinero exprimido al máximo con los boletos. "Todavía os queda el Livin' on a prayer!" grita algún energúmeno al otro lado. Le imaginamos en su salón, en pie, cuadrado, en formación, cubata en mano, constatando lo que algunos ya sabíamos, que los Bon son una banda de directo infranqueable, divertidos, en cierto modo perfectos, divertidos, conocedores. Y con un repertorio facilón que todo más sencillo lo hace.

Pero es que vaya bis. Aparece el ínclito Richie con su gorro de vaquero, su guitarra de doble mástil, y ya sabes, después de dos décadas de videos, que la cuestión es si vivo o muerto. Con la guitarra es súper fácil de tocar, pero es complicado que suene tan bien. Llega la distorsión, el punteo, otro más, y el fulano lo clava, Yo ya estoy entregado a su rollo, a sus cuerdas, a sus trastes. Empezó aquello sonando raro, pero ya es el Sambora que yo quería ver, olé tus pelotas, tronco.

Y al fin aparece por la esquina, como quien no quiere encontrarse con un viejo desconocido. La línea de bajo, la batería atronando, el personal botando. Esta también la grababa de la tele, luego la canté en los primeros bares de instituto, en la universidad, en el trabajo, y que no suene en El Refugio porque entonces nos subimos a los taburetes y nos terminan echando. Podría haber un rato más, pero no es necesario en realidad. Aceptamos Livin' on a prayer como sintonía de despedida.






Más feliz que una perdiz, más felices que varias perdices, recapitulamos y confirmamos que los Bon molan. Me costó, salí del armario, sufrí humillaciones varias, todo tipo de chanzas, pero esta noche triunfé. Los que lo vieron por la tele, ni una idea se hacen. Los que no lo vieron, en la ignorancia pueden seguir viviendo. El ojo crítico de la De Dios dicta sentencia: "es muy majo el Bonjo". Objetiva como no pocas, se largó de las primeras filas ante el asedio generalizado y nos arrastró a todos a un lugar mejor desde el que optar a una visión más amplia. "Es que es como Bruce, me cae bien". Simple y clara palabra De Dios.

Al llegar al Bernabéu me enfadé porque quería ir a toda costa al Moby Dick a brindar por el triunfo, pero la compañía ya estaba en fase rem, de modo que hubo que optar por la retirada. ¿Hablaremos en algún momento de Pereza y su oportunidad perdida? Macaco, después de todo, levantó al personal y provocó más sonrisillas que los madrileños, aunque tampoco se puede afirmar que gustara ampliamente. A ambos les damos un seis sobre diez, venga. Ahora mismo nos vamos a dormir, si mañana apetece ampliaremos y, si no, escucharemos el Keep the Faith en íntimo regocijo.



EL MUNDO





EL PAÍS







ABC






LA RAZÓN



MÁS CRÓNICAS:

21 comentarios:

  1. Jota78 dijo...

    Me alegro mucho de que pudieras sobreponerte a las circunstancias y disfrutar a pesar de todo: espero ser capaz de hacerlo yo también. Ya ves que en Rock in Río la realidad supera a cualquier exageración posible.

    Está claro que tienes una conexión emocional con Bon Jovi y es normal que los defiendas a muerte. Yo no voy a opinar del valor de su directo porque lo más cerca que he estado de verlos es desde la loma al otro lado de la valla, en La Peineta en 2003. Ni siquiera de su música, porque te gusta o no te gusta, es así. Llevan una línea de coherencia durante un cuarto de siglo y ya no se van a desviar.

    Pero en fin, creo que la expresión "salir del armario" va perfecta con Bon Jovi, porque mira que son gays. Richie da mucha, mucha grima, y Jon tiene lo suyo también.

    Otra cosa que me repatea es que en ¡la docena! de conciertos que dan este mes en el O2 londinense, para acceder a las primeras filas tienes que desembolsar 500 euros; y eso me lleva a preguntarme qué clase de artista prefiere que delante estén sus fans más pudientes en lugar de los más entregados. He ahí una diferencia con Bruce, ni mucho menos la única, pero como experto en la materia que eres, ya sabes a qué me refiero.

    Un artista no engancha sólo por su música y su talento, sino también por la honestidad y la moralidad que transmite al presentarse al mundo. Para mí Bon Jovi, por muy de clase obrera de New Jersey que sea, no juega en la liga de Bruce, sino en la de Kiss FM: Lenny Kravitz, Bryan Adams, Elton John... Si eres capaz de escapar de los prejuicios y disfrutarlo, sinceramente te envidio.

    P.D.: Mi salida del armario fue reconocer que me gustaban Pereza, aunque me creo que ayer fueran un coñazo.

  2. linoow dijo...

    Yo estuve en rock in rio hace dos años y si es capitalismo puro y duro, pero esta montao que no veas. Si algunos festivales los montasen asi, se acabarian esas colas interminables que sufrimos muchos.
    Eso si Ni hay Rock y mucho menos rio jajaj

  3. Anónimo dijo...

    Muy buena crítica.

  4. Palo dijo...

    Bon Jovi estuvieron muy muy bien, Ricardo brillo con luz propia!!
    Lástima que ahí, en mitad de todo, no se oyera bien y eso a pesar de guardar un sitio que te cagas durante 4 horas!!
    El sonido muy bueno y nosotros mejores!!

    Muy buena crónica

    Macaco es un coñazo de tío.

  5. Risingson Carlos dijo...

    ¿EL SONIDO MUY BUENO?

    Anda, decidme dónde estábais, porque yo por más que me moví fui incapaz de pillar un sitio donde se oyera bien la guitarra.

  6. galko dijo...

    Al principio el sonido era un poco caótico por estar muy entre la marabunta, pero al salirnos un poco por el lado de Richie la historia mejoró sensiblemente. Si bien es cierto que las guitarras comenzaron muy bajas y les costó alcanzar un buen volumen.

  7. Anónimo dijo...

    Me gusta tu exposición de lo ocurrido allí. Pero dejo el siguiente apunte. La organización no paro de pinchar en las pantallas laterales del escenario al bueno de richie sambora, incluso cuando lo le alumbraban, o cuando paraba para refrescar esa garganta.
    conclusión los que nos guiábamos por esas pantallas, los que no nos metemos en el centro de la masa humana, nos perdidos todo el concierto.Una vergüenza.

  8. Anónimo dijo...

    ¡Qué guapo! Me ha gustado mucho esta crónica.

  9. cihergal dijo...

    muy buen trabajo :) y muy currado!
    tienes el concierto integro para poder descargarmelo?o alguien que lo tenga o sepa de alguna pagina donde pueda conseguirlo? creia que lo colgarian en la web de la rtve pero no esta.
    gracias!

  10. Ana dijo...

    Me encantó el concierto, disfrute como una enana. A mi también me traían muchos recuerdos adolescentes los Bon Jovi. De hecho creo que Keep the faith ha sido el videoclip que más he visto en mi vida.
    Esta claro que no es Bruce Springsteen, pero sale para divertir y dar espectaculo a su público. Un contraste brutal con los Pereza que le precedieron.
    En cuanto al Rock in Rio esta ya todo dicho. Gran festival del consumo brutal.

  11. Anónimo dijo...

    Genial relato, tengo que decir que iba un poco recelosa pero lo pasé como una enana canturreando los cásicos :)

  12. Rocklive.es dijo...

    Buena crónica compañero, pero es que hay que tener en cuenta que la musica rock se ha convertido en un Mercadeo (y no pop) desde hace tiempo. Pasate por un concierto de AC/DC, Kiss o cuando vengan Guns N Roses y verás de todo. Realmente la gente que ama el rock es la que se gasta 25 euros para ver a un grupo que la mayor´a de la gente no conoce a una sala pequeña y oscura. Y todo lo demás, macrofestivales incluidos, es un enorme negocio, de entre los que sobresale el rock in rio.

  13. CAP dijo...

    YO soy de las que optó por verlo desde el sofá de casa, porque el precio del evento me parecía (y me sigue pareciendo desproporcionado) y, acabada la retransmisión, no me arrepentí. Me da un poco de pena ver que Jon y compañía se conforman con hilar un hit tras otro, aderezados con los temas de rigor del nuevo disco. Pocas 'sorpresas' (entiéndase aquí, que entre los no hits reconocidos siempre suenan los de siempre, como ese Captain Crash al que tanto cariño le tienen). He leído (creo que en una entrevista a Richie) que Jon les había dado un repertorio de 70 temas para toda la gira. Una pena que en Madrid sonase lo de siempre :(.

    De Pereza, para mí, sensación bastante buena. Se dejaron grandes hits (los dos más conocidos - Princesas y Pienso en aquella tarde- y algún que otro single hiperradiado -Todo, aproximaciones).Intentaron montar un repertorio lo más rock posible y pusieron la guinda invitando a uno de los mejores guitarristas del rock en castellano y uno de los mejores cantantes de rock que tiene este país. Los Pereza no han inventado nada, pero creo que lo que hacen lo hacen con cierta solvencia y el viernes fue un ejemplo más (y eso que la presencia de su último disco -casi sin ninguna duda el mejor de los suyos hasta la fecha - fue bastante justitca).

  14. CAP dijo...

    Y en la línea de lo que dice Rocklive.es. Con el precio de la entrada de Rock in Rio he visto yo en el último mes varios conciertos en salas/teatros y me he pasado dos días de festival en el SOS de Murcia (37 euros, dos días y un buen puñado de grupazos patrios y no patrios ;))

  15. Anónimo dijo...

    BON JOVI, ESPECTACULARES!!!!!
    SE TRABAJAN BIEN LO QUE GANAN!!!! ESO ES MÚSICA Y CONECTAR CON LA GENTE,
    ABSOLUTAMENTE GENIALES!!!!

  16. Anónimo dijo...

    Jota78, debes estar fumao para decir que Bon Jovi son gays ¿a ver si va a ser envidiaaaa?, porque pueden parecer de todo menos gays,(que si lo fueran no tendría nada de malo, por cierto), lo que importa es la música y cómo hacen disfrutar a la gente de ella.

  17. galko dijo...

    Venga, que me animo a hacer una adenda a la crónica sólo para decir que Macaco sorprendió gratamente, más que nada porque a pesar de llevar un rollo muy diferente a Pereza y Bon Jovi, puso a la gente a bailar y tuvo un sonido perfecto. Los Pereza, por su parte, no levantaron nada al personal, lo cual me sorprendió, pues pensaba yo que su público sería también muy de los Bon Jovi, mas no. La peña muy fría, y Pereza, vale, en algunos momentos rockeando, pero con una pose de estrellas que les quedó muy grande ante un público que no era el suyo. Rubén, por cierto, muy pálido, dando una rara sensación de fragilidad... ejem. A Macaco un 6,5 y a Pereza les reafirmamos en el 6. Y ya.

  18. Musikota dijo...

    Por si quereis leer +, aqui van mis crónicas:

    Bon Jovi, que no defraudó en su regreso a Madrid, y
    Macaco, Pereza y Paul Van Dyk en Rock in Río Madrid

  19. Musikota.com dijo...

    y los 2 Vídeos (resumenes de 10 minutos):
    -Bon Jovi
    -Macaco y Pereza en Rock in Rio Madrid)

    1 saludo Galko

  20. Anónimo dijo...

    pues si os interesa descargaros el concierto de Bon Jovi (2010) Rock in Rio. Madrid. dentro de un par de horas lo colgare...

    si esta permitido os pondre los links en esta pagina

  21. Anónimo dijo...

    ME ENCANTO....DESDE EL 2003 QUE LOS VI EN LA PEINETA INCREIBLE DONE ME LO PODRIA DESCARGAR???

Publicar un comentario en la entrada