Eli Paperboy Reed & The True Lovers (2010) Puerta del Ángel. Madrid

7/25/2010 11:29:00 p. m. Publicado por David Gallardo

Lugar: Escenario Puerta del Ángel. Madrid
Fecha: 24 julio 2010
Asistencia: 1.400 personas
Artistas Invitados: -
Precio: 28 - 40 euros
Músicos: Eli Husock (voz y guitarras), Freddy DeBoe (saxo barítono), JB Flatt (piano, órgano y coros), Jelani Brooks (saxo tenor), Attis Jerrel Clopton (baterista), Michael Isvara Montgomery (coros y bajista), Patriq Moody (trompetista), Ryan Spraker (guitarras y coros)



Setlist: Introduction, Satisfier, Name Calling, Help Me, Break Every Heart, It's Easier, Stake Your Claim, Tell Me What I Wanna Hear / Twisting the Night Away, Just Like Me, Crack Symphony, Wasting my Time, Pick your Battles, You Can Run On, Time Will Tell, Young Girl, Come and Get It, The Boom Boom



Hey, hey, hey, parad un momento, encended las luces, necesito silencio. ¿Y si resulta que después de tres décadas buscando respuestas en el rock resulta que no están allí? Habría sido un lamentable tiempo desperdiciado que ya nunca podremos recuperar. Sí, vale, ha sido divertido, hemos cometido colosales excesos en autopistas al infierno killing in the name (of love), pero después de todo seguimos en el mismo sitio con miles de preguntas sin responder.

Porque de un tiempo a esta parte vivo obsesionado con la idea de adentrarme en las entrañas del soul y del jazz, dos géneros anatemas para un rude boy de barrio. Obsesión acrecentada y fuertemente cimentada desde el momento en que se pasa la treintena y uno siente que ya sí tiene vía libre para meter en sus conversaciones a Otis Reading, Al Green, James Brown, Miles Davis, John Coltrane, Sam Cooke, Curtis Mayfield, Bobby Womack, Solomon Burke y toda la cohorte de chatis en plan Etta James, Nina Simone y compañía.

Pero entonces llega Eli, un mocoso al que le sacas cinco años, nacido en los ochenta, y se reivindica como nuevo aglutinador de la era internet de todos esos legendarios nombres. ¿En Estados Unidos no pasan por la tediosa fase de pasión por el rock urbano de Extremoduro, Platero, Reinci, Porretas y toda esa mierda? Porque este tipo debería estar todavía casi saliendo de ese pozo sin fondo y no girando por todo el mundo cosechando uno tras otro adjetivos de admiración defendiendo canciones de otra época. Es él, ya llegó, el Primer Soulman 2.0. Y encima blanco.

Salen al escenario puntuales los True Lovers y desde el primer instante sabes que aquí hay chicha. Piano, sección de viento, bajo, guitarra, batería en el fondo, y delante el carisma natural que emana del fascinante tupé de rockabilly que luce aquí el amigo Paperboy como si fuera lo más normal del mundo. El Palacio Real de Madrid iluminado a la izquierda, la luna casi llena en el cielo todavía un poquito azul, un sonido pulcro hasta el insulto, un sábado en la noche con todos los ingredientes para, digámoslo, desgastar los zapatos hasta volver a casa descalzo.

Estos pollos venían haciendo mucho ruido desde tiempo atrás, pero su reciente último disco, 'Come and get it', es una sobrada insultante. Suelta Eli un ¡Hola Madrid! finalizado en un gallo sonrojante. Pobre, no ha calentado lo suficiente, pero a los dos segundos ya está demostrando que la suya es una voz privilegiada, con esa innata capacidad para transmitir que se les presupone y se les exige a las luminarias del soul que juegan a ser predicadores cuya única misión en la Tierra es redimirnos a todos de nuestros kilos de inconfesable mierda. Joder, Eli, gracias eh, de corazón, ya me siento mejor.

Poco a poco se va engrasando la maquinaria. Sentados en la primera fila de la cercana grada frente al escenario (el foso es realmente enano) tenemos la sensación de estar viendo un dvd en casa. Uno de esos con el sonido editado, mezclado, errores corregidos, con todo pensado para que quede bien bonito y en definitiva perfecto. Ni una, ni dos, ni tres, sino incontables son las veces en las que me descubro a mi mismo embobado con la boca abierta y los brazos caídos. Se supone que hay que bailar, pero hay pasajes tan sublimes (las lentas, ay las lentas, qué preciosidad) que paralizan al respetable que, al tomar conciencia de sí mismo, sólo puede regresar a la realidad mediante atronadores aullidos.






Pero tras la calma siempre llega la tempestad (¿o era al revés?) y también hay momentos para que aquí todo dios se ponga en pie y agite sus caderas, como en ese festivo Tell me what I wanna hear seguido del Twisting the night away de Sam Cooke (y que Rod Stewart repopularizó en los ochenta), recibido como maná caído del cielo. Eli está cantando como los ángeles y se lleva todo el protagonismo lanzado por la solvencia de los True Lovers.

Si acaso hay que poner un pero, y lo vamos a poner, es que la música en vivo no puede ser tan perfecta, pues da sensación de estar todo calculado al milímetro. Se echa en falta cierta suciedad, cierto descontrol, que algo salga mal dentro del desenfreno para que no dé la sensación de que este es un concierto más dentro de otros tantos iguales. Pero es todo tan elegante que el público, ese público en el que se ven camisetas de Motorhead, The Who o Queen, en realidad se dedica exclusivamente a bailar y a disfrutar de un espectáculo más que sobresaliente en un recinto más que notable.

En la parte final suena la preciosa Time will tell, seguida de las rompe pistas Young girl y, por supuesto, Come and get it, probablemente su mejor tema y que es para Mercadeo Pop una seria candidata a canción del verano. De hecho lo es, venga, dejémonos de interminables encuestas, la proclamamos por la vía rápida y todo el mundo a aplaudir con los brazos en alto. Esto se va acabando y ya sí se acabaron las bocas abiertas, los ojos como platos, los pelos de punta (eh, el soul es la música del alma, ¿no?) y toca delirar en desquiciante desenfreno, incluyendo un último bis no previsto en el setlist inicial.

La noche del sábado no ha hecho más que comenzar y ya bien podría terminar aquí porque hay 1.400 personas bien felices después de una sesión de limpieza de sus pecados. Vale, Eli no inventa nada, vale, escenifica todos los clichés que a otros hicieron grandes, pero tiene el mérito de aportar canciones convincentes a un género que todavía está vivo y que él está revitalizando en no pocos corazones. Y encima tras el concierto se va al puesto de merchandising y se pone a firmar camisetas, discos, pósters y hacerse fotos con sus encantados seguidores. No se ha ido y ya le echamos de menos al jodío.


Y ahora, una de videos de la noche. Os invito, de paso, a acudir a vuestros Spotifys y darle unas escuchas a estos muchachotes. Si no os gusta, podéis volver aquí e insultarme. Sé que juego sobre seguro, así que no me preocupa...



COME AND GET IT




TAKE MY LOVE WITH YOU




TIME WILL TELL




IT'S EASIER




THE BOOM BOOM

8 comentarios:

  1. PublicPervert dijo...

    Yo estuve en enero viéndole en la Joy Eslava y fue impresionante. Tiene una voz prodigiosa. Y la banda también es espectacular. Una gozada.
    Al final del mismo sentí esa sensación que te produce haber visto algo único e irrepetible. Por lo menos en ese escenario tan "pequeño". Eli es un firme candidato a llenar pabellones en 3 o 4 años.

  2. Ester dijo...

    Alex me han encantado no solo tus fotos y vídeos que me han hecho revivir el concierto del sábado, debimos estar muy cerca por cierto, yo también estaba en la platea, fila 3. Fue estupendo, he descubierto a este chico hace poco y me he enamorado...tu ya me entiendes. Has descrito a la perfección lo que pensamos muchos de nosotros que,como dices ya pasamos la treintena,..yo bastante pasada la tengo ya. Espero que no tarde mucho en volver a Madrid, te aseguro que no me lo pierdo. Un saludo y gracias.

  3. Ester dijo...

    Disculpa David, te he cambiado el nombre.Ejem...!!!

  4. Jota78 dijo...

    Yo he visto dos conciertos de Eli y ambos terminaron abruptamente, el primero porque el batería tuvo que salir corriendo a vomitar en Come and get it, y el segundo (el pasado viernes) porque petó el sistema de sonido. Debo ser yo el gafe.

    Ya va tocando renovar el móvil para los vídeos, jeje, que no está preparado para sonidos tan barrocos como el de los True Loves (Loves, no Lovers, creo... un poco raro, sí). Por lo demás, una crónica tan buena como de costumbre.

    Saludos.

  5. galko dijo...

    ¡Los videos los cogí prestados de Youtube! Por lo demás, a ver si a la tercera va la vencida, amigo Jota, y puedes vivir un concierto de Eli sin anecdotario... A PublicPervert y Ester sólo decirles que hay que repetir cuanto antes!

  6. Anónimo dijo...

    ufff tengo que verlo, ha sido leer tu crónica y se me han puesto los dientes largos... tengo que verlo!!! perdí mi oportunidad cuando vino a Valencia, pero bueno, siempre hay otros lugares o quizás regrese pronto, habrá que seguirle la pista :)

  7. eric waits dijo...

    Yo quede bastante impresionado en las dos actuaciones del Azkena del años pasado. Este tipo solo puede crecer ... aunque el disco nuevo no me emocione tanto como a ti. Saludos.

  8. Muñeco Animado Japonés dijo...

    Pues nada, que Mercadeo nos informe de la próxima visita, sin falta...

Publicar un comentario en la entrada