Vetusta Morla (2012) Telefónica Flagship Store. Madrid

2/24/2012 01:48:00 p. m. Publicado por David Gallardo

Lugar: Sala La Riviera. MadridCirco Price
Fecha: 23 febrero 2012
Asistencia: 150 personas
Precio: -
Artistas Invitados: -
Músicos: Pucho (voz), David 'El Indio' García (baterista), Álvaro Benito (bajista), Jorge González (percusionista), Guillermo Galván (guitarras) y Juan Manuel Latorre (guitarras y teclados)

Setlist: El Hombre del Saco, Boca en la Tierra, Maldita Dulzura, Baldosas Amarillas, Mapas

La Gran Vía madrileña me confunde, me inquieta, me enerva, me turba, me conmueve, me agita, siempre bulliciosa, siempre luminosa, incandescente, rítmica, poblada. Viva, en definitiva. Pocas cosas hay más placenteras en esta ciudad que caminar de madrugada por sus aceras una noche entre semana, contemplar sus escaparates apagados, observar el deambular de las almas perdidas buscando refugio.

Puede que la Telefónica Flagship Store no sea precisamente el lugar más acogedor del planeta, pero está frente a lo que antes era Madrid Rock, con sus gemelos heavies y todo, y este jueves sirvió de caluroso punto de reunión para un puñado de fans de Vetusta Morla, unos cuantos, no demasiados, que asistieron a la grabación del programa A Solas, para la cadena televisiva Sol Música.

Cinco canciones en total, en formato electro acústico, un punto de vista diferente, más íntimo, cercano y selecto después de haber visto a la banda madrileña en tres festivales y una vez en La Riviera durante 2011. Sonaron 'El Hombre del Saco', 'Boca en la Tierra', 'Maldita Dulzura', 'Baldosas Amarillas' y 'Mapas'. Apenas veinte minutos, escasa media hora, gritos de otra otra otra que de poco sirvieron, pues la televisión es así, fría, y todo tasado estaba.

Interesante fue asistir a la prueba de sonido del grupo, pues los invitados pudieron entrar mientras a esos menesteres los músicos se dedicaban. La trastienda del rock en ocasiones no es precisamente divertida y después de un cuarto de hora de súbeme a mi, baja aquello, esto atrona, no me escucho y demás, los asistentes constatan que ya han tenido suficiente. Porque el público es público, quiere canciones terminadas para tararear, y su curiosidad fanática no es infinita. Y no fue un cuarto de hora, fueron 45 minutos.

Los seis integrantes de la banda se van y regresan unos minutos después, cambio de vestuario mediante, para la grabación propiamente dicha. Bien, tanta prueba surte efecto y a pesar de prescindir de la furiosa electricidad, Vetusta Morla consiguen pasmar a los presentes gracias a su intensidad contenida, desatada sobre todo en las partes instrumentales finales de 'Maldita Dulzura' y la avasalladora 'Mapas', en la que El Indio al fin cambia el cajón flamenco por unos tambores que golpea con franca cólera.

Es entonces, cuando la nave va adquiriendo cierta velocidad y el personal va entrando en calor, cuando el grupo echa el freno de mano y finiquita la velada. El público, por supuesto, tiene problemas para aminorar y hace lo que puede para reducir la brusquedad del cierre con aplausos y vítores que no son otra cosa que la forma de dar rienda suelta a una emoción que ya no hay por qué contener. Pero hoy no hay tiempo para más, esto es lo que hay, poco esta vez, y sólo queda paladear lo disfrutado, rumiarlo, digerirlo y asimilarlo. Así todos nos hacemos más fuertes.













Por cierto, en dos días ya han agotado las entradas para su concierto del próximo 5 de marzo en el madrileño Nuevo Teatro Alcalá. Esto es un despiporre.

4 comentarios:

  1. Anónimo dijo...

    Sí, disfruté como una enana, me encantaron las adaptaciones de los temas, sobre todo la de Baldosas Amarillas, y me impresionó mucho escucharlos tan "a solas", tan de cerca.

    No obstante, no puedo dejar de apuntar que la organización del evento fue un absoluto desastre. El concierto debía empezar a las 21.00 y a las 21.45 el público (entre el que me encontraba) aún seguía haciendo cola en la planta baja de la dichosa tienda buque insignia (eso es flagship, viva el Castellano) de Telefónica. Sí, los de prensa habíais entrado antes (os vi pasar) y pudisteis apoyaros en una barandilla y husmear mientras los vetustos probaban sonido. Para nosotros, el ensayo no hizo sino acrecentar la frustración. "¿A estas horas se ponen a probar?"

    Si te citan a un concierto a las nueve de la noche y estás en lista, lo prudente suele ser llegar media horita antes. Yo no iba a ser menos y al final, resultó que estuve más de hora y media esperando sin saber a qué por un evento que no duró más de veinte minutos y en el que, además, los que estábamos al pie del escalón pudimos percibir un cierto mal rollito, todo sea dicho.

    En fin, que tengo entradas para el Alcalá y espero escuchar de nuevo la fantástica adaptación al electro acústico de Baldosas Amarillas. Sólo por eso, cola, cabreo, calor, falta de 3G (los de orange no debemos ser bienvenidos en la tienda de movistar).... Lo aguanto todo.

  2. Muñeco Animado Japonés dijo...

    Uy! Qué escenario más raro y más frío no?

  3. Anónimo dijo...

    Fue todo un poco frío, sí, y corto.

  4. Anónimo dijo...

    esto ni es un concierto ni es nada

Publicar un comentario en la entrada