Escucha el robusto nuevo disco de Bunbury: 'Expectativas'

Desde las doce de esta medianoche Bunbury está oficialmente de vuelta con Expectativas, el noveno disco de una trayectoria solista que acumula ya veinte años de inquieto tránsito.

Expectativas es la continuación de aquel Palosanto de 2013 en el que Enrique manifestaba su esperanza ante la posibilidad de un cambio y una revolución que se han quedado en prácticamente nada.

Con ese tono de chasco arranca el álbum con todo el poderío arrollador de La ceremonia de la confusión, a la que siguen La actitud correcta, Cuna de Caín, En bandeja de plata, Parecemos tontos, Lugares comunes frases hechas, Bartleby, Mi libertad, La constante y la esplendorosa Supongo.

Un viaje a través de once nuevos temas que empieza en el desengaño absoluto ante este mundo en el que nos ha tocado jugar, pero termina encontrando ciertas grietas de luminosidad y esperanza. "Nada lo sé de cierto, todo lo sé de supongo".

Expectativas, un álbum de rock robusto que suena absolutamente contemporáneo gracias a la pe…

- Heroes del Silencio (1996) Palacio Deportes. Madrid

Lugar: Palacio de los Deportes (Madrid)
Fecha: 7 junio 1996
Asistencia: 10.000 personas (sold out)
Artistas Invitados: Aterciopelados
Precio: 2.000 pesetas
Músicos: Enrique Bunbury (voz y guitarra), Juan Valdivia (guitarra), Joaquín Cardiel (bajo), Pedro Andreu (batería), Alan Boguslavsky (guitarra).



Setlist: Deshacer el mundo, Iberia Sumergida, Días de borrasca (víspera de resplandores), Parasiempre, El camino del exceso, Sirena varada, Maldito duende, La chispa adecuada, Oración, Nuestros Nombres, Hechizo, Entre dos tierras, Avalancha.

Bises: Flor de loto, Flor Venenosa, La herida, Mar adentro, Opio, Decadencia (Medley)

La noche del 7 de junio de 1996 era calurosa en las calles. Dentro del Palacio de los Deportes, la noche fue lo más parecido al infierno en la tierra, debido a la descontrolada pasión de todos los que abarrotaron el lugar. Desmayos antes de que comenzara el concierto, grupos de amigos partidos en varias partes ante la imposibilidad de permanecer juntos entre tanto empujón... todo multipliado por cinco, o seis, o siete, en el momento en que Deshacer el mundo comenzó a sonar, con globo terráqueo de plástico incluido viajando sobre las cabezas de los sufridos seguidores.



Fernando Martín, del periódido EL PAÍS, lo contaba así:

Doctrina para rato

Para las ingentes huestes -teutones incluidos- de iniciados en el cuasi religioso doctrinario de su líder y cantante, Enrique Bunbury, los Héroes del Silencio son la Summa Teológica. Para los otros, que tampoco son pocos, escucharlos en directo o disco resulta tan entretenido como traducir a Kierkegaard al euskera y tan lúdico y erótico-festivo como los Oficios de Viernes Santo.Al primero de los citados apartados de público, lógicamente, pertenecían los más de 10.000 jovencitos que abarrotaron el recinto.

Abría la noche el grupo colombiano Aterciopelados, que ofrecieron 45 minutos de rock combativo en el que cabía casi de todo: trash y vallenato. Hubiera estado bien oírles, pero el público impuso su rugido para reclamar la presencia del grupo estrella, mientras hacían la ola, daban palmas, gritaban y sucumbían a las lipotimias.

Pero el delirio amenazó seriamente las estructuras del Palacio en el momento de estallar los primeros compases de Deshacer el mundo. Los Héroes del Silencio irrumpieron en el espacio escénico en medio de un ataque de histeria generalizada y dio comienzo un rito de mutua entrega, que habría de durar cerca de dos horas y en el que ríase usted de cualquier otro tipo de integrismo religioso. Bunbury -que nunca será Jim Morrison, ni falta que le hace- hizo entrada embutido en unos pantalones plateados y su voz, como siempre engolada, pugnó por hacerse oír, pero las gargantas podían más que él, repitiendo las letras enteras de Iberia sumergida, Parasiempre, Camino del exceso, Sirena varada o Entre dos tierras. Sería difícil resaltar, en esta velada, algún momento sobre otros, tal fue el nivel de tensión mantenida durante todo el tiempo.
Arrasaron los Héroes del Silencio en este concierto, que se aprovechó para grabar un disco en directo, demostrando que el momento que atraviesan es excelente y que va a haber, por tanto, doctrina para rato. Eso sí, sonreir un poquito tampoco les vendría nada mal.

Poco después de este concierto -que fue, efectivamente, grabado y editado como doble lp en directo, bajo el nombre de Parasiempre-, los Héroes del Silencio anunciaron su separación. Lo último que hicieron juntos en Madrid fue una firma de discos en la plaza de Cortilandia. Entre el gentío, algunos lograron una firmita de despedida...


El concierto del 7 de junio también fue grabado en video, si bien nunca ha aparecido una edición íntegra. Algunos extractos se utilizaron para, junto a una entrevista a la banda, confeccionar un vhs de media hora de duración que se regaló a los 25.000 primeros compradores de Parasiempre (dentro de poco subiré a YouTube algunas partes del video). Aquí la caja.

La web oficial del grupo es: www.heroesdelsilencio.es

Un buen foro: http://miarroba.com/foros/ver.php?id=527571

Comentarios

  1. Apoteosis del rock español. Los HdS suponían una alternativa a la frivolidad anterior. Su rollo un tanto mísitico no era apestoso aunque era entendible que no fuese muy soportable para otros. A nosotros nos pilló en la transición de la adolescencia a la primera juventud y muchas de las frases de sus letras resultaban muy estimulantes ("Las cosas más triviales parecen fundamentales") Sin embargo su intento de conseguir ahora reanudar sus actividades huele un tanto a ausencia de cash en las cuentas corrientes del resto de miembros del grupo que no siguieron el camino en solitario que inició el cantante.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena esa foto de la firma...

    Que recuerdos, ademas creo que fuimos los primeritos, nos colamos como unos campeones.

    Recuerdo haber hablado con el Valdivia, que le molo mucho mi camiseta de FUCK---TODO y con el Bunbury.

    Grato recuerdo si.

    KaStRoLaS

    ResponderEliminar
  3. Fue uno de los mejores conciertos a los que he acudido. Joder me puse en segunda fila del escenario, que me costó casi la vida. Cuando echaban botellitas de agua desde el escenario casi siempre pillaba alguna. Estuve al borde de la deshidratación, si no llega a ser por esas botellitas..... Sonaron realmente bien. El Búnbury se tiró al público y casi me da el joputa.
    Las avalanchas se sucedían unas tras otras y parecía que nunca iban a acabar, y caía mucha gente al suelo en cada una de ellas, yo logré salvarme y no caí. Fue un concierto brutal; me jodió mogollón cuando acabaron los bises y hubo que irse pa casa..

    ResponderEliminar
  4. Mis intentos por arrimarme al escenario fueron un fracaso, decenas de tíos sudorosos sin camiseta hacían que me resbalara una y otra vez contra ellos por lo que decidí volver a mi posición inicial, junto a la grada. Aún así, fue una pasada, disfruté mucho.

    "A mí la que más me gustó fue Rueda Fortuna... ah! no, que no la tocaron" (Dedicado a una amiga)

    Vanesa

    ResponderEliminar
  5. Probablemente el mejor de los conciertos a los que he asistido. Recuerdo que logré situarme en las primeras filas donde tenía una visión inmejorable y en donde fui abandonado por un algún colega con un repentino ataque de apendicitis.

    Hubo momentos de auténtico infierno sobre todo en canciones como Deshacer el Mundo y sobre todo Avalancha (impresionante bunbury en esta canción).

    El grupo estuvo perfecto, el sonido inmejorable, y la gente totalmente entegrada.

    Que concierto!!!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja. Al final resultó que ni apendicitis, ni nada. No sé qué demonios sería, pero dolía mucho y me obligó a salirme del mogollón, eso sí lo recuerdo. Pero creo que hice bien porque desde los vomitorios de la grada derecha (cuando te dejaban ponerte en las escaleras) se veía de muerte.
    Gracias por el comentario!

    ResponderEliminar
  7. Alberto Q.
    www.lacoctelera.com/traslaspuertas

    Creo que fue CASI SEGURO el concierto de mi vida, junto al de LA RIVIERA el 21 de NOVIEMBRE de 1995.

    Dios, qué recuerdos!! Y encima también logré la firma en el disco de PARASIEMPRE...

    ResponderEliminar
  8. increhible post !!!! voy a poner la informacion en mi blog amigo !!!! lo pasa al ver al rato man !!! felicidades !!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario