Escucha el robusto nuevo disco de Bunbury: 'Expectativas'

Desde las doce de esta medianoche Bunbury está oficialmente de vuelta con Expectativas, el noveno disco de una trayectoria solista que acumula ya veinte años de inquieto tránsito.

Expectativas es la continuación de aquel Palosanto de 2013 en el que Enrique manifestaba su esperanza ante la posibilidad de un cambio y una revolución que se han quedado en prácticamente nada.

Con ese tono de chasco arranca el álbum con todo el poderío arrollador de La ceremonia de la confusión, a la que siguen La actitud correcta, Cuna de Caín, En bandeja de plata, Parecemos tontos, Lugares comunes frases hechas, Bartleby, Mi libertad, La constante y la esplendorosa Supongo.

Un viaje a través de once nuevos temas que empieza en el desengaño absoluto ante este mundo en el que nos ha tocado jugar, pero termina encontrando ciertas grietas de luminosidad y esperanza. "Nada lo sé de cierto, todo lo sé de supongo".

Expectativas, un álbum de rock robusto que suena absolutamente contemporáneo gracias a la pe…

Loquillo y Trogloditas (2010) Parque Aluche. Madrid

Lugar: Parque Aluche. Madrid
Fecha: 29 mayo 2010
Asistencia: 5.000 personas
Artistas Invitados: -
Precio: Gratis
Músicos: José María Sanz Beltrán (voz), Igor Paskual (guitarra y coros), Laura Gómez-Palma (bajista), Laurent Castagnet (baterista), Santi Clomet (teclados y coros), Jaime Stinus (guitarras)

Setlist: En las calles de Madrid, María, Pégate a mi, El hijo de nadie, Rock´n´Roll actitud, Arte y ensayo, Linea clara, Memoria de jóvenes airados, Cruzando el paraíso, El hombre de negro, Tatuados, El rompeolas, Rock suave, Las chicas del Roxy, Todo el mundo ama a Isabel, Carne para Linda, Autopista, ¿Que hace una chica como tu en un sitio como este?, Maldigo mi destino, Feo fuerte y formal, La mataré, El ritmo de garaje, Rock´n´Roll star, Cadillac solitario
[Gracias a http://silatocasotravez.wordpress.com]



Media tarde. Primavera extrema. Cervezas frías. Nevera rebosante. Jornada de puertas abiertas. Gente guapa. El cosquilleo de las grandes ocasiones. Ganas. Muchas ganas. No hace falta venirse arriba porque ya desde más alto no se puede comenzar. Teléfonos humeantes. Riiiiiing. ¿Hay que llevar algo? Cerveza. Mucha cerveza. Pues yo quiero un whisky. ¿Joder ya? Sí. Sin más. Vale. Riiiiiing. ¿Qué piso es? El quinto uno, como el España Dinamarca de Querétaro. ¿Quién es? No sé. Abre. Ding dong. ¿Arriba o abajo? Abajo. No, arriba. Sube la música. ¿Qué hora es? Las nueve. ¿Me da tiempo a ponerme otra copa? Riiiiiing. Claro. ¿Hace falta algo? Comprad hielos. Todos los que puedas. ¿Puedo ir con un colega? Qué tontería. ¿Puedo coger una birra de la nevera? Como pidas permiso otra vez te fostio.

Una cerveza vuela por el salón. No estaba vacía, me cago en la puta. Me gotea por la cara. Bah y qué. Desalojo forzado a las 22:00 en punto. Bueno, son y cuarto y hay quien se sube encima de la mesa del salón. Es que Loquillo ha dejado de sonar y lo peta el Uprising y hay que escalar, buscar un sitio en las alturas, dejarse ver, señalar, pintar la mona. Suena un crack pero no es rotura, es que por fin encajó la mesa. Nevera vacía, estómagos rebosantes, autopista hacia el corazón de la noche. Al final son y media. Riiiiing. ¿Pero dónde coño estais? Que ya vaaaaamos. La familia Mercadeo Pop asusta a las viejas, roba caramelos a los niños, desafía a los municipales. No dejamos de sumar elementos. La veintena. Trientena quizás. Treinta y tantos y el juego no ha terminado, está en pleno desarrollo y la música ni si quiera ha empezado a sonar.

Se lo habían avisado bien clarito: "en Aluche no tenemos pilón, pero tenemos un estanque bien grande, así que más te vale ponerle pelotas". Las ratas se comen a los gatos. Como la aldea de Asterix, Aluche is not Spain, Aluche resiste, Aluche se caga en la hostia cuando es preciso. Irreductible. Ciudad sin ley. En unos años prenderemos fuego a Tres Cantos, que huele a pañales, pero hoy toca lucir orgullo de barrio del sur. Grandes corazones. No sería la primera vez que un artista tiene que salir por patas perseguido por los quintos. Riiiiing. Que no os veo. En el centro, a diez metros del micrófono del Loco. Siiii. Yaaaa. Vale veeeen. Abrazos. Besos. Sonrisas. Este es tal y esta es cual. Encantado. ¿Tienes tema? Tengo todo el jodido tema del mundo. Tienes un mensaje nuevo. ¡Coño si ha venido este también!

Eh, vale, detenerse un momento. Que sale. Con la chulería y la pose habitual pero temeroso ante tan exigente público, eran las once de la noche cuando Loquillo ponía sus pies sobre el escenario. Muchas horas ya en nuestras espaldas con espuma en los labios y el sonido de los hielitos, fresquitos. ¡Se sienten coño! El de la capa del pájaro loco es también nuestro. Ese sí que es fans, y además esta noche carga paquete hacia la derecha, como en las grandes citas. Es que va a pasar algo, está claro, sólo queda rezar por que sea algo bueno y no acabamos testificando todos en comisaría. O bueno, sí, qué coño.

Repertorio incontestable, como era de esperar. Cabe preguntarse si el público de Aluche es exigente o en realidad es el más facilón del planeta. Este tipo mola. Posturitas. Cantar no canta una mierda. Pero y qué. Su juego es de otro rollo. Algunos temas de la última época como Línea clara. Memoria de jóvenes airados es ya el himno oficial del JAP. Siempre viviendo en el alambre. Es un jitazo. Eclipsado por todas las demás, que son las de siempre. Rompeolas. También me emborracho y lloro cuando tengo depresión. Me la juego. Venga. El ron cola levita sobre nuestras cabezas. Humo de marihuana. Joder, es que aquí la peña viene pertrechada de lujo. Que no falte de nada. Que no me entere yo. Suenan Las chicas del Roxy, lección de rock clásico y divertido.

Yo quiero la chupa de lentejuelas de Loquillo para ir los viernes a currar con las manos en los bolsillos. Los guitarrazos del Ritmo del garaje te doblan la espina dorsal muy a la Bono. Pero no tenemos cincuenta años así que todavía lo aguantamos bien. Concierto karaoke impensable sin bebidas espirituosas. Podemos divertirnos sin beber, pero es que entonces no es tan divertido. Resulta que los trogloditas están abajo también, maullando a gritos. Menuda banda. Los de arriba. Los de abajo no son más que turba confusa y descontrolada. Adorables. La traca final es arrebatadora.






Las costuras del barrio se estiran. Los elásticos de nuevo son tendencia.Cabe la posibilidad de que haya niños de cinco años bebiendo a nuestro lado. Lo dice él. Cadillac solitario es la mejor canción de amor. Pues mira, es que hasta puede ser. Desde luego esta noche es. Finiquito al repaso. Es emocionante compartir tantos buenos momentos. Hay recuerdos, más de los que parecía. Cerca de dos horas ha durado la cosa. Oye pues muy bien. Riiiiing. En la caseta de Extremadura. ¿Por qué? No sé, porque ya estoy ahí. Esa misma. Tienes un mensaje nuevo. Riiiiing. Aquí donde está el baño. ¡Anda pero tu que haces aquí! Están estos en la caseta del sindicato de estudiantes. Luego, esa luego, esa la última, que es la que rockea.

Todavía hay tiempo de sumar a más y más gente. También de perder unidades a la francesa. Podeis marchar en paz. El plan es que no hay plan. Muchos seres humanos aunque nunca suficientes. Algunos apenas intercambian unas cuantas palabras. Mañana desearían haberse prestado todos más atención, pero es imposible ofrecerse más. ¡Hey, estamos aquí! Ouuoooooh. Más, más y más. Hola tu quien eres. Yo soy colega de aquel. Entonces todos colegas. Oye, el concierto ha estado de puta madre. Ya te digo. Pues no está tan viejo como pensaba. Hombre, es que tocando los clásicos ya se puede. Empezó sonando flojito, pero subió poco a poco. Me he hinchado a cantar. Claro. La mataré, vaya temón. Muchos años ya.

Necesito unos cuantos voluntarios. Reunidos con facilidad. Capas de Loquillo. Nos encaminamos. Nos colamos en el portal, subimos las escaleras. Esta es la puerta. Ley Corcuera a la de tres. Gritan, se asustan, no comprenden nada. Nos colamos entre su bachata atronadora. Los críos lloran. Reina el pánico. Hay unos cuantos porrazos. Les arrinconamos en su propio salón. Quieren resistirse, pero se van a cagar. Ahora sí que te meto. Me dirijo al equipo de música. Por supuesto, escupe música mierdosa. Lo agarro, lo levanto. Pienso en estampárselo en su puta cabeza, pero ese no era el plan. Me encamino a la terraza, jaleado, espoleado. ¡Arrójalo! Por fin se va a hacer justicia. Por fin yo voy a hacer justicia. La bachata vuela desde el tercero y cae en mitad de la calle entre la algarabía. Rocanrol actitud. Equipo de música echo añicos. Soy un maldito héroe. Lloro de alegría. Nunca más. He dicho nunca más y aquí todos a cerrar el boquino. Ahora sí que soy una rocanrol star. Absolutamente extenuado al amanecer camino por mis calles y me siento en paz con el mundo.




Otra crónica:

Comentarios

  1. Iniciamos temporada veraniega con las Fiestas de Aluche, como siempre todo salió genial. El concierto cubrió plenamente mis expectativas. Loquillo será viejo pero más quisieran muchos veinteañeros. Muy buena crónica Galko. We love you.

    ResponderEliminar
  2. Buen concierto y gran crónica, aunque una puntualización: no son Trogloditas, la marca desapareció en julio de 2007 cuando el bajista Simón Ramírez, último miembro original y poseedor del nombre registrado, se marchó del grupo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Fue la caña!
    Llenazo total, todo fue genial, inmejorable!
    Mucha entrega, y toco La Mataré, que ese sí que es un temazo y además fué inesperado.

    Ah! y la crónica, la hostia

    ResponderEliminar
  4. Es curioso la cantidad de canciones de Loquillo que tenía olvidadas. Estuvo bien recordarlas. El tío se lo curró y la gente acabó entregada. Hoy lunes sigo con resaca lo que quiere decir que me lo pasé de putísima madre.

    Gran crónica.

    ResponderEliminar
  5. A mi me faltaron dos. 'Soltando Lastre' y 'Cuando fuimos los mejores'. En fin, el Loco es Dios. Gran concierto y, como siempre, emotiva crónica que procedo a almacenar en ese cajón con la etiqueta 'Nietos'.

    ResponderEliminar
  6. ¡Oh yeah, puta bachata!

    ResponderEliminar
  7. Aparece Loquillo, como si siempre estuviera mirándose al espejo, y piensas que los treinta y pocos no están tan mal llevados. Pese a que el calor se te pegue en la piel como no pasaba antes y que la cerveza revoloteando en el estómago te haga tomar un almax antes de acostarte.

    Aluche es nostalgia de lo que ya no será: casas con cinco pisos sin ascensor con fotos de adolescentes que eras tu. Pero la cerveza está fría y hay tardes que sólo por eso ya merecen la pena.

    El anfitrión es en realidad un recolector de datos con el que alimenta crónicas imprescindibles en tiempos sin bukowskis y en la anfitriona se ha instalado una sonrisa que bien podría ser indestructible. Que bien podía ser la felicidad, pues quien acepta Bruno como nombre y, además, ve lógica las explicaciones, es que ya ha encontrado su patria. No existe otra receta para construir una fiesta: que tipos de diversas esquinas encuentren una puerta que se les abre sin preguntar.

    El bocadillo de panceta es un clásico al que hay que rendir honores, mientras la cerveza va desapareciendo a un ritmo que da la impresión de que la han robado. Suena la música y dejas escapar tu lado fan, antes de que la camisa ibicenca delate que le rock and roll no siempre pasó por tu barrio. Canta malel perro, dice el experto, pero me gusta y es eso lo memorable. Nos dejamos llevar dos horas, en Madrid, un sábado de primavera, cruzando el paraíso. Llamas a tu chica para que oiga la canción, las parejas se reencuentran en la música y algunas manos que se dan amigas con amigos tardan un segundo más de lo esperado en separarse.

    Muchos ya se han ido, otros han traspasado la línea de la memoria y puede que ya no se acuerden de los detalles. Un par llegan con camisa, el bolso fieramente agarrado, para desmentir que estén desaparecidos y tristes. Alguien vuelve al bocadillo de panceta y bebe sangría de garrafón. La bebida sale de un pabellón de la tercera edad, que ven en los jóvenes borrachos y puede que desorientados la ocasión de pagar sus deudas y recuperar la pensión. Puede que sea una especie venganza. O incluso un poema.

    El caso es que los amigos se van y a ti duelen los pies porque las zapatillas son baratas y mañana siempre amanece. Te despides de quien tienes a mano, das besos a quien se deja. Ha estado bien, te lo dije: siempre quise pasar una noche en esta ciudad en tu compañía.

    Josito

    ResponderEliminar
  8. Gran Crónica como siempre! De echo, para un Aluchense como yo, siempre pone los pelos de punta leer cosas asi de su especial barrio. Pero esta vez, y por primera vez, no estoy muy conforme con lo que escribes. Para mi la banda q lleva actualmente el Loco deja MUCHO q desear. Son músicos muy, pero q muy, normalitos, y eso es algo q no debería pasar cuando uno ya alcanza un nivel. De echo, hasta el Bis, me estaba aburriendo un huevo y parte del otro, y puedo asegurar q no era el único ni mucho menos. Pero claro, luego tira de sus temazos más clásicos, y la cosa se levanta... pero asi cualquiera!!!! Lo dicho, salí muy decepcionado del bolo. Loquillo y su historia se merece mucho más q unos músicos de segunda división sin ningún tipo de Feeling y con nula presencia escénica. Veremos este sábado q tal... pero seguro q mejor; Porretas y Reincidentes en Aluche... la q se va a liar Madre!!!!

    ResponderEliminar
  9. una castaña mogollon de peña en dos palabras un agobio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario