Escucha el robusto nuevo disco de Bunbury: 'Expectativas'

Desde las doce de esta medianoche Bunbury está oficialmente de vuelta con Expectativas, el noveno disco de una trayectoria solista que acumula ya veinte años de inquieto tránsito.

Expectativas es la continuación de aquel Palosanto de 2013 en el que Enrique manifestaba su esperanza ante la posibilidad de un cambio y una revolución que se han quedado en prácticamente nada.

Con ese tono de chasco arranca el álbum con todo el poderío arrollador de La ceremonia de la confusión, a la que siguen La actitud correcta, Cuna de Caín, En bandeja de plata, Parecemos tontos, Lugares comunes frases hechas, Bartleby, Mi libertad, La constante y la esplendorosa Supongo.

Un viaje a través de once nuevos temas que empieza en el desengaño absoluto ante este mundo en el que nos ha tocado jugar, pero termina encontrando ciertas grietas de luminosidad y esperanza. "Nada lo sé de cierto, todo lo sé de supongo".

Expectativas, un álbum de rock robusto que suena absolutamente contemporáneo gracias a la pe…

Second (2015) La Riviera. Madrid

Lugar: La Riviera. Madrid
Fecha: 25 abril 2015
Asistencia: 2000 personas
Artistas Invitados: Full
Precio: 15 euros
Músicos: Sean Frutos (cantante), Jorge Guirao (guitarra), Javi Vox (guitarra y teclado), Fran Guirao (batería) y Nando Robles (bajo)


Justiciero fiestón de Second a la orilla del río

Tras dos años de subidas, bajadas y vértigos varios, la banda murciana Second se ha pegado al fin un pequeño gran baño de masas en La Riviera para poner punto y final oficialmente a la gira de presentación de su todavía último disco, 'Montaña Rusa', con el que se han reconfirmado como una de las grandes bazas de la música independiente española. Una de esas bazas que tendría que ser ya de masas pero, oh claro, ya, la gente es que en fin, va a lo suyo.

En cualquier caso, no vamos a sentir lástima por esa amorfa masa de gente que vagabundea por la vida sin una canción a la que aferrarse en momento de necesidad. Es su problema, no el de las casi 2.000 personas que este sábado llenaron la sala madrileña con el objetivo último de recibir su dosis periódica de electrograndilocuencia y épica guitarrera.

La cita es importante para el grupo, que aparece determinadamente enchufado para arremeter con '2502', 'Psicopático' y 'Antiyo', en una triada que resume a la perfección la propuesta actual de Second. Como si de alguna manera reveladora U2, Depeche Mode y Joy Division nos hablaran realmente a nosotros después de todo.

Y la verdad es que después de tanto tiempo resulta reconfortante que el trabajo y el talento se vean tan claramente recompensados. Porque Second ya estaban aquí casi antes de que el indie fuera indie y han tenido que soportar que demasiados grupos les adelantaran por la derecha muy sin merecerlo realmente (es una competición queramos o no... la vida, digo). Hay resquemos en mis palabras.

Porque como bien dice mi amigo Alfonso, Sean Frutos es el Jim Morrison de la huerta murciana y desprende un carisma caudalosamente torrante. Y como bien dice mi otro amigo Pablo (tengo más eh, alguno, pocos ya) que se enfrentaba a Second por primera vez: "Oye, este tío canta mucho". Madre mía, yo tambien me siento recompensado después de tanta insistencia.

En fin, no es cuestión ahora de esconder mi predilección por la propuesta de Second, que tendrían que ser quienes por justicia llenaran el Palacio de los Deportes, pero es que su repertorio suena ya casi a clásico por estos lares con la evocadora 'Mañana es domingo' y la catedralicia 'Muérdeme', que agitan a lo loco las mil veces transitadas aguas del Manzanares.



Carmen Boza aparece en escena para derrochar intensidad en 'Más suerte', antes de que 'Las serpientes' se nos cuelen juguetonas por los bajos del pantalón. Pero entonces las cosquillitas de la entrepierna se convierten en pinzamiento estomacal mientras el tempo pausado de 'La distancia no es velocidad por tiempo' hace de amalgama emocional con mirada al vacío.

La fiesta convenientemente lubricada se abre de par en par con 'Rodamos', 'Lobotomizados', 'Nueva sensación', 'Caramelos envenenados', 'Pequeñas dosis nunca son letales' y 'N.A.D.A.' (con la aportación de Maryan Frutos, vocalista de Kuve y a la par, si eso es posible, hermana). La sensación de triunfo es tal que se cuenta que alguien vio sonreir a la que vende chuches en los baños.

Hay tiempo todavía para el descabello esperado, preciso y necesario con 'Rincon exquisito', el personal-hit de Second que bien debiera formar parte de la cultura popular de masas de España-qué-país. Una de esas canciones que cambian el ambiente de una habitación cuando estás a solas. Una de esas canciones que te aprietan las entrañas y te agrietan las canillas. Una de esas canciones que resuenan inevitablemente el interminable día después.

Una de esas canciones para uno de esos grupos que sí. Y si la crónica es muy laudatoria en realidad solo lamento que no lo sea más. Vestidos de Second bajamos al río.


Comentarios

  1. Coincido con la crónica de una gran y mágica noche, inolvidable.
    Descubrí a ‘Second’ hace apenas 3-4 años, 'cazando' por casualidad en TV su video-clip de 'Rincón exquisito'. Quedé fascinado, embargado con esa maravillosa composición musical, delicada, elegante, épica, potente, emocionante y cautivadora. Recuerdo que, en mi manoseada libreta que viene a cumplir la función de ‘anotación de canciones cazadas para volver a ellas cuando en algún otro momento tenga más tiempo’, atropelladamente apunté el nombre del grupo y del tema. Pero ahí quedó todo por mi parte. Algún tiempo después, de nuevo tropecé en TV con el video de la canción ‘Palabras’, y anotada quedó también al momento, envuelta en las mismas vibrantes sensaciones, pero con la misma inacción posterior.
    Y la historia volvió a repetirse exactamente con ‘Más suerte’.
    De manera que, en páginas diferentes de mi libreta, y entre otras muchas decenas de anotaciones de canciones (casi exclusivamente foráneas), quedaron apuntados esos tres temas que nunca más volví a escuchar ni recordar. Quizás si entonces mi mente hubiese sido espontáneamente capaz de reparar, entre esos más de 300 apuntes de canciones, en la misma autoría musical de conservaban aquellos tres garabatos separados por las páginas y el tiempo, quizás, me hubiesen despertado las alarmas de la urgencia para, inmediatamente, hacerme con ellas y volcarme en indagar más sobre el fenómeno. Pero las férreas obligaciones cotidianas, a las que se sumaron las aún más exigentes por la llegada de mi paternidad, pusieron la puntilla para llegar hasta hace apenas dos semanas sin volver ni la memoria ni el oído hacia ‘Second’.
    Sin embargo, sucedió que hace escasos quince días mi empresa liberó la posibilidad de acceder a Youtube desde los ordenadores personales de los empleados. Así que, en el primer descanso laboral que tuve, en contra de la inclinación natural que creía me haría visitar mis temas musicales más consolidados o, como mucho, a rebuscar mi último hallazgo cazado, extrañamente, por algún inusitado mecanismo de mi mente, me encontré tecleando ‘Second rincón exquisito’ en el espacio de búsqueda de Youtube.
    A partir de ese instante, lo que me ha sucedido en estas dos semanas hasta hoy 27abr.15, me ha proporcionado los quince días de mayor vorágine de disfrute musical que soy capaz de recordar, culminados en la noche del sábado. Si en aquel primer instante me explayé frente a mi ordenador del trabajo recayendo una y otra vez, ya eufórico, sobre los tres temas inmediatamente recordados, a la media hora ya estaba, en pleno vértigo, descubriendo ‘N.A.D.A.’ y ‘Las serpientes’, y ‘2502’, ‘El eterno aspirante’ y ‘Muérdeme’, para continuar en éxtasis con la mayor parte de su discografía, supongo que en estado similar al que alcanzaban los intrépidos exploradores decimonónicos cuando descubrían alguna maravilla hasta entonces oculta. Acaso si la fortuna seguía de mi parte, parafraseándoles, quizás tuviera más suerte y el destino me regalaría la oportunidad de escucharlos en directo próximamente y, rizando el rizo, cerca de mi ciudad, Madrid. Y lo imposible apareció frente a mi vista: 25 de abril, La Riviera, Second. …y quedaban entradas …y confirmé que tenía a los abuelos libres para hacerse cargo del peque. En la Fnac conseguí el par de entradas para asistir con mi mujer. Lo que llegó por la noche en La Riviera, esa explosión de sensaciones, dejarme la voz en cada tema y casi tocar el cielo del éxtasis musical, fue todo uno. Espectacular música la de esta banda, desde terrenos arriesgados y con un registro musical inimitable, y mi suerte infinita de haber llegado a conocerla. Por supuesto que, enterado de su crowdfunding para la grabación del próximo disco, ya soy su mecenas. Ningún grupo español surgido en los últimos 20 años me había generado tantas y sublimes sensaciones musicales. Gracias infinitas, ‘Second’

    ResponderEliminar

Publicar un comentario