David Bowie murió por un cáncer de hígado

Ivon van Hove es el director del musical Lazarus en el que David Bowie estuvo trabajando durante sus últimos meses de vida (al mismo tiempo que su disco Blackstar publicado el pasado viernes), y que se estrenó a principios de diciembre en Nueva York. Y él ha sido el encargado de arrojar algo más de luz sobre los últimos días de Bowie, llevados con secretismo extremo.

"Empezamos a colabrar en nuestro espectáculo Lazarus y en un momento dado él me llevó aparte y me dijo que no siempre estaría disponible para estar ahí debido a su enfermedad. Me dijo que tenía cáncer, cáncer de hígado", ha declarado Ivo van Hove al sitio web dutchnews.nl, según reporta el diario británico The Independent.

Ivo Van Hope ha agregado que los actores no supieron nunca nada. "Y sospecho que los músicos con los que grabó Blackstar tampoco lo sabían. Él hizo todo lo que pudo para completar estos dos proyectos a tiempo, no dejando que la enfermedad le venciera", ha resaltado.

En otra entrevista con la emisora de radio NOS.nl, Ivo Van Hove ha añadido que durante los ensayos para el musical, Bowie estaba "muy frágil físicamente, pero no mentalmente", a pesar de lo cual rechazó dejar de trabajar y "peleó como un león" contra su enfermedad. Eso sí, admite que en el estreno del 7 de diciembre se dio cuenta de que podría ser "la última vez que le viera".

Por otro lado, la escritora Wendy Leigh, que publicó una biografía sobre Bowie en 2014, ha desvelado que el músico sufrió una serie de ataques al corazón antes de su muerte. "No sólo batalló contra el cáncer, él tuvo seis ataques al corazón en los últimos años. Esto lo sé por alguien muy cercano a él", ha afirmado a BBC News.

El primer ataque al corazón del que se tiene constancia en el caso de David Bowie tuvo lugar en 2004 después de un concierto en Alemania. Eso le obligó a cancelar una gira europea que tenía previstas paradas en España y en última instancia le terminó retirando de los escenarios poco tiempo después.


Comentarios