Shotta: "Mucha gente calcula su carrera en torno a una imagen, pero esa es una forma muy falsa de ser"

Dos años después del aclamado Flowesía, el rapero sevillano Shotta regresa con 'Para mi gente', su quinto álbum y el "más personal" de una trayectoria discográfica iniciada oficialmente (como solista al margen de sus trabajos previos con su hermano ToteKing) hace doce años con 'La Selva'.

"Yo ya no soy el de 'La Selva'. Ahora soy otro, con lo mismo, pero más vivido. Entonces tenía muchas cosas que escupir, cuadernos llenos de letras y rabia contenida. No puedo hacer 'La Selva' otra vez porque ya está hecha", plantea a Mercadeo Pop Shotta, nacido Ignacio González Rodríguez en Sevilla en 1984.

Tras apuntar que solo podría repetir 'La Selva' "si fuera un empresario", asegura que "eso quedaría forzado" porque "cada época tiene su rollo". Eso sí, admite con una sonrisa traviesa que a pesar de los años sigue "siendo un gamberro" con ese "ramalazo chungo que da problemas", aunque intenta "domesticarlo".

Situado en el momento actual, con 32 años, Shotta cuenta su vida en este nuevo disco en el que, según sus propias palabras, es "en el que más" ha hablado de lo que le ha "pasado en estos dos últimos años". "Está presente mi hijo, que sale en la portada e incluso aparece en el primer tema", resalta, para luego subrayar que él busca "la sinceridad del artista porque eso transmite verdad".

Para contarnos su vida, Shotta se rodea de una extensa y variada nómina de artistas que incluye a Green Valley, Samuel O'Kane, Kaze, Mad Division, Toni Mejías (Los Chikos del Maíz), Juanito Makandé, Little Pepe, Juancho Marqués (Suite Soprano), Natos y Waor, Morodo y, claro, su hermano ToteKing.

No faltan tampoco un nutrido grupo de productores que también aportan su propia visión. Hablamos de Baghira, Niggaswing, DjRune, P. Gareta, Acción Sánchez, Magic Beats, Cookin' Soul, All Rounda, Bwalls, Heavy Roots e Illmind.

"Me gustan los discos de rap de los noventa de la Costa Oeste norteamericana, rollo Tha Alkaholiks, Xzibit... me he criado con eso y me encanta el color que las colaboraciones le dan a un disco. No me puedes sacar un disco con 20 temas tuyos porque eso aburre", plantea sobre este plantel de aportaciones.



Dentro de la diversidad, Shotta remarca que él busca "gente con feeling", con la que tenga "conexión" para así juntos darle "otro color a los temas". Y agrega, desprejuiciado: "Quiero hacer álbumes que la peña pueda disfrutar. Hay chavales que analizan la música como si fuera una calculadora pero yo paso de eso".

Destaca así su unión con Juanito Makandé, un tipo "dentro del flamenquito" que a Shotta no le gustaba especialmente, pero al que ahora le ha "pillado el rollo". "Tiene de los directos más guapos y que más he disfrutado en mi vida, tiene mucho carisma, una voz genial. El ambiente que crea es fantástico", destaca.

"Me da exactamente igual lo que pueda pensar la gente aunque no sea rap de toda la vida. A mi ese tema me encanta", sentencia sobre su colaboración con Makandé, antes de apostillar que también le satisface haberse acercado al reggae con Green Valley. "Me flipan. Darle este tipo de colores y tonos disco me ha encantado", remacha.

"Es que yo voy a lo que me gusta, no pienso en nada más", señala profundizando en su apertura de miras musical, e indica que le da igual si la gente "no lo entiende", ya que él solo mira por él mismo y lo que le hace sentir bien. Y afirma que, a partir de ahí, "ya puede triunfar más o menos".

"Hay mucho nazi todavía porque el ser humano es así. Es complicado explicarle a un chaval de 16 años que Juanito Makandé es un tipo auténtico, pero no pasa nada, ya se dará cuenta de que se pueden disfrutar ambas cosas y no solo la rabia. Yo intento hacer algo distinto a lo que hacía", reflexiona.

Precisamente para hacer lo que le apetecía, Shotta publicó su nuevo disco en YouTube el pasado viernes, convirtiéndose en 'trending topic' en Twitter, a pesar de que no es ese un tema que busque desesperadamente: "Uso las redes pero las uso mal. Pero es que no soy un calculador, soy natural y de verdad".

"Y sí, colgué mi disco gratis en YouTube. Avisé a la discográfica que lo iba a hacer y me daba igual que se enfadaran. Me parecía bueno. Antes de eso, había escogido los singles que me gustaban de corazón en cada momento, igual no los más acertados en materia empresarial. Pero es que yo no soy un vende humo, no me gusta vender humo, no sé vender motos", explica el artista, que se define como "un tipo normal de la calle".


Con el disco ya en la calle -tanto en YouTube como en las plataformas de streaming y las tiendas-, sus planes pasan ahora por seguir promocionando sus nuevas composiciones haciendo videoclips, antes de una gira por salas que tendrá lugar durante febrero y marzo como previo a su aparición en "algunos" festivales.

"Veo mucha gente que calcula su carrera en torno a una imagen, ellos sabrán los beneficios, pero para mi esa es una forma muy falsa de ser. Yo voy a hacer lo que me dé la gana siempre, me da igual si mañana no viene ni Christopher Lambert a verme a los conciertos. Hago lo que siento, como si me apetece hacer tres videoclips seguidos y luego nada en siete meses", defiende.

Por último, avanza que no le apetece hacer una "gira grande", a pesar de lo cual sí que planea un concierto especial en Sevilla con todos o casi todos los invitados del álbum, "para grabarlo en vídeo y que quede bonito y profesional en audiovisual". "No pueden estar todos en todos los conciertos, pero uno en Sevilla yo creo que sí", concluye.

ENTREVISTA PUBLICADA ORIGINALMENTE POR David Gallardo EN EUROPA PRESS.

Comentarios