Iron Maiden venden 35.000 entradas en siete horas para su concierto en Madrid

La venta de entradas para el concierto de Iron Maiden en España, sábado 14 de julio de 2018 en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid, presentando en vivo su recientemente anunciado Legacy of the Beast Tour en lo que será su única fecha en nuestro país, ha "superado las previsiones más optimistas". 

Esto dice el comunicado de la promotora Madness Live: "Justo una hora después de salir a la venta, las entradas de pista ya se habían agotado. A media tarde se ha superado la cantidad de 35.000 entradas vendidas y no se descarta que el aforo de Wanda Metropolitano pueda agotarse totalmente en los próximos días".

Sabaton y otra banda aún por anunciar se encargarán de abrir la jornada. Este será el primer concierto que tendrá lugar en el recientemente estrenado Estadio Wanda Metropolitano, nueva casa del Atlético de Madrid tras su traslado desde el Vicente Calderón. Toda la información al respecto está en la web www.ironmaidenenespana.es.

Marcos Cao: "La música es un canal de transmisión y cuanto más honestamente te expresas mejor te sientes"

Tras la presentación semanas atrás en Madrid, el que fuera líder de La Sonrisa de Julia, Marcos Cao, prosigue haciendo kilómetros con su primer disco en solitario, en el que se adentra en su propio interior con unas composiciones personalísimas que exploran su "parte más íntima y menos rockera".

"Se nota que soy yo en las melodías y en la voz, claro, pero tiene un acabado muy distinto. Me apetecía quitar todo lo anterior, cambiar y empezar de nuevo porque era ahora o nunca. Es muy saludable para un artista y para cualquier persona hacer proyectos nuevos y considerarte siempre aprendiz. Probar y experimentar", plantea a Mercadeo Pop.

El resultado de ese cambio es 'Océano Caos', un título que también refleja la personalidad de este santanderino de 39 años pues, según recalca, vive a orillas del Cantábrico y está "muy relacionado con el mar". Y añade: "Es una metáfora del mar que tenemos dentro, que puede estar un día en calma o en otro momento en plena tempestad".

Rebosando plena satisfacción, explica Cao que la semilla del álbum se basa en temas que "iba guardando" porque "no encajaban" en La Sonrisa de Julia (ni tampoco en la Billy Boom Band, su otro proyecto "para niños y padres"). "Quería hacer un experimento", apostilla.



En esta mirada atrás, rememora que a eso hay que añadir que tuvo una "pérdida" cuando tuvo que despedirse de un "ser muy querido", algo que le llevó a preparar "durante mucho tiempo una canción para ese momento que quieres alargar para siempre".

"Pero al final me salió, se abrió el melón emocional y salió todo con facilidad. Me encerré en mi estudio en casa a hacer lo que pensaba que era una maqueta, con guitarra acústica, ukelele, piano e instrumentos de percusión", prosigue relatando.

Llegó entonces el momento de mostrar el material a sus más cercanos, quienes coincidieron al comentarle que "sonaba increíble así, sin batería ni guitarras eléctricas". El siguiente paso fue enseñárselo al personal de Sony, a los que "les encantó igual", lo que le llevó a pensar que "efectivamente debía molar".

Así las cosas, se encontró con que lo que él pensaba que era una maqueta bien podría ser prácticamente un álbum. Un trabajo personal compuesto, escrito y grabado a solas, sin más compañía que los instrumentos que él mismo interpreta en su propio estudio casero.

"Tiene un sonido muy acústico diferente y particular. Es un disco muy mío y sería deshonesto sacarlo con otro nombre de un grupo. Es un disco muy personal, no tiene sentido venderlo como La Sonrisa de Julia porque no lo es", recalca Cao.

Agrega sobre el resultado final que también le gustan "mucho" las letras, por lo que está "muy contento" de cómo se ha "expresado". "Estoy contentísimo con el resultado, he encontrado una veta que voy a seguir, este álbum no va a ser el único en solitario", adelanta.



Sobre su nueva experiencia como solista, explica que "cuando todo va bien es un subidón, pero cuando la rueda se mete en un bache y estás solo, es un problema". Por eso subraya: "He tardado más de seis meses, es complicado cuando dudas. Pero si la resuelves sales muy reforzado".

Esta reflexión le lleva a profundizar en la cuestión, admitiendo que al mirar atrás ve que "tenía muchas presiones y pretensiones personales" que le quitaban libertad. "Yo aspiro a tener pocas pretensiones. La música es un canal de transmisión y cuanto más honestamente te expresas mejor te sientes", remacha.

Para esa transmisión a la que se refiere Marcos, es esencial presentar las canciones en directo, tal y como tiene previsto en los próximos meses. "El boca a boca siempre nos ha ido bien con La Sonrisa de Julia. Sabemos que el tiempo va a nuestro favor", plantea.

Y termina con un mensaje de calma que procede de la satisfacción personal más pura, que emerge de alguien que ha aprendido a controlar los tiempos: "No tenemos prisa. Este disco va un poco en contra de esta época en la que todo se consume muy rápido y de manera muy distante".

10 marzo - Sala Wah Wah - Valencia
11 marzo - Sala El Medi - Barcelona
17 marzo - Escenario Santander
24 marzo - La Salvaje - Oviedo
25 marzo - Sala Sónar, Ciclo Santiautor - Santiago



Comentarios