Escucha el robusto nuevo disco de Bunbury: 'Expectativas'

Desde las doce de esta medianoche Bunbury está oficialmente de vuelta con Expectativas, el noveno disco de una trayectoria solista que acumula ya veinte años de inquieto tránsito.

Expectativas es la continuación de aquel Palosanto de 2013 en el que Enrique manifestaba su esperanza ante la posibilidad de un cambio y una revolución que se han quedado en prácticamente nada.

Con ese tono de chasco arranca el álbum con todo el poderío arrollador de La ceremonia de la confusión, a la que siguen La actitud correcta, Cuna de Caín, En bandeja de plata, Parecemos tontos, Lugares comunes frases hechas, Bartleby, Mi libertad, La constante y la esplendorosa Supongo.

Un viaje a través de once nuevos temas que empieza en el desengaño absoluto ante este mundo en el que nos ha tocado jugar, pero termina encontrando ciertas grietas de luminosidad y esperanza. "Nada lo sé de cierto, todo lo sé de supongo".

Expectativas, un álbum de rock robusto que suena absolutamente contemporáneo gracias a la pe…

Así suena el regreso de Andrés Suárez: 'El corazón me arde'

Vuelve Andrés Suárez con El corazón me arde, primer adelanto de su nuevo álbum, Desde una ventana, que se publicará dos meses más tarde, avanza Sony Music en un comunicado.

"Las guitarras eléctricas y los órganos conducen este poderoso tema con tratamiento de auténtico rock, una canción que deja atrás antiguas melancolías y el aire introspectivo", añade la discográfica.

"La cosa va de ese ardor en el pecho de cuando empieza el amor", explica el artista gallego, que compuso la canción durante un retiro en Formentera del que salieron buena parte de las canciones del que será su séptimo trabajo, el segundo para Sony Music.

Y añade el artista: "De alguna manera vuelvo a mis orígenes. No tanto en la forma, porque no es ni de lejos un disco acústico, como en el fondo, porque es un disco muy personal, alegre, comunicativo".

Para grabarlo, Andrés se fue con los músicos de su gira, a los que se refiere como el bandón, a los estudios Music Lan de Girona. Tocando todos a la vez, como en los directos, hicieron las tomas que se convertirán en las 14 canciones más un bonus-track.

Es un álbum cocinado a fuego lento, en el que Andrés ha trabajado durante seis meses, y en el que además de rock se puede encontrar folk e incluso fado. "Lo escucho y suena a mí", resume el artista, que confiesa que durante su grabación jamás tuvo la sensación de estar trabajando en un estudio.

La producción corrió a cargo del argentino Adrián Schinoff, con Andrés Litwin y Suárez como coproductores y con las mezclas de Bori Alarcón. Entre todos ellos dieron forma a esta especie de rompecabezas de piezas dispares.


Comentarios