Escucha el robusto nuevo disco de Bunbury: 'Expectativas'

Desde las doce de esta medianoche Bunbury está oficialmente de vuelta con Expectativas, el noveno disco de una trayectoria solista que acumula ya veinte años de inquieto tránsito.

Expectativas es la continuación de aquel Palosanto de 2013 en el que Enrique manifestaba su esperanza ante la posibilidad de un cambio y una revolución que se han quedado en prácticamente nada.

Con ese tono de chasco arranca el álbum con todo el poderío arrollador de La ceremonia de la confusión, a la que siguen La actitud correcta, Cuna de Caín, En bandeja de plata, Parecemos tontos, Lugares comunes frases hechas, Bartleby, Mi libertad, La constante y la esplendorosa Supongo.

Un viaje a través de once nuevos temas que empieza en el desengaño absoluto ante este mundo en el que nos ha tocado jugar, pero termina encontrando ciertas grietas de luminosidad y esperanza. "Nada lo sé de cierto, todo lo sé de supongo".

Expectativas, un álbum de rock robusto que suena absolutamente contemporáneo gracias a la pe…

Arancha Moreno explora el universo de Iván Ferreiro: "Siempre ha hecho lo que ha querido y por eso es tan libre"

Han tenido que transcurrir más de 26 años de trayectoria musical -primero con Los Piratas, luego en solitario- para que Iván Ferreiro (Nigrán, 1970) tenga su primera biografía, 30 canciones para el tiempo y la distancia, escrita por la periodista musical Arancha Moreno (Madrid, 1981) y editada por Efe Eme.

Aunque en realidad "no es una biografía al uso", sino más bien "un viaje a través de sus canciones", tal y como puntualiza a Mercadeo Pop la autora, quien admite que el proyecto nació de la "necesidad" de sumergirse en las canciones de Iván "para conocer su historia y cómo fueron construidas".

"Como una especie de homenaje a las canciones y una deuda pendiente con mi propio interés", apostilla, al tiempo que relata que ella misma le planteó la idea al músico en febrero de 2016: "No había ningún proyecto editorial sobre él y era un terreno virgen para explorar. Le enseñé una lista de temas y le parecieron bien, no quiso inmiscuirse en eso".

Así las cosas, Moreno narra la historia de Iván Ferreiro y, efectivamente, "explora su universo" adentrándose en el corazón de composiciones como Promesas que no valen nada, Mi coco, Años 80, El viaje de Chihiro, Turnedo, Extrema pobreza, Toda la verdad, El dormilón, El pensamiento circular, Laniakea o Casa, ahora vivo aquí. Y así hasta treinta, hondamente diseccionadas.

"Poco después de proponerle la idea, quedamos en un par de jornadas maratonianas de diez horas y así fuimos hilando su propia historia mientras escuchaba sus canciones. Se le fueron reactivando los recuerdos al escuchar muchas canciones que hacía tiempo que no escuchaba", rememora la autora sobre los primeros pasos de esta aventura.

A partir de sus extensas y generosas charlas con el protagonista, Arancha Moreno empezó a buscar "otras voces" para darle más amplitud a la historia. Y así llegó hasta Bunbury, Dani Martín, Leiva, Mikel Erentxun, Diego Vasallo, Quique González, Xoel López, Coque Malla, Rubén Pozo, Love of Lesbian, Amaral, Ricky Faulkner, Fon Román o su mánager de siempre, Íñigo Argomániz.

"Todos me daban una imagen collage de Iván que me resultaba muy interesante, porque no necesariamente coincidía con su visión", explica la periodista, también directora del diario digital Efe Eme, quien agrega que Iván es un tipo "muy querido" por sus compañeros de profesión, del que todos destacan su "gran generosidad incluso a la hora de repartir los créditos de sus canciones".

El resultado de unir todas esas diferentes visiones genera una minuciosa semblanza de Ferreiro, que durante 272 páginas tiene un "tono narrativo en el que todo va muy entrelazado" y, según destaca la autora, "se lee muy fácil porque en realidad tiene mucho trabajo por debajo". "Tiene una parte que parece una novela, pero también con cierta abstracción", apunta Moreno.

Aunque la idea inicial fuera contar la historia vital de Iván, finalmente el resultado tiene incluso trazas de retrato psicológico. Ese es el resultado de adentrarse de manera tan profunda y analítica en la obra del compositor gallego. Y así lo admite la autora: "Era contar su historia a través de sus canciones, pero al final esas canciones son parte de su vida".

"La manera en la que él afronta sus canciones es muy parecida en su forma de actuar en el día a día. Todo es como una especie de engranaje que se mezcla de manera muy personal. Llegas a un extremo en el que crees conocer mejor a Iván, y así también puedes comprender mejor lo que ha escrito", reflexiona.

Y aún añade: "Para él lo importante es la canción, no le importa con quien tenga que compartirla y firmarla si la otra persona le ayuda a terminarla. También le encanta escribir para los demás, como ha hecho recientemente para Raphael o Sergio Dalma. Iván siempre ha hecho lo que ha querido y por eso es tan libre. Se ha rodeado de quien ha querido sin miedo a lo que los demás piensen".

En este constante estado creativo, la autora encuentra una "pasión infantil por la música", que le hace "volcarse" de manera absoluta: "Él dice que siempre ha querido hacer canciones, desde que era muy pequeño, es lo que tenía claro en la vida. Esa ilusión nace de su sueño infantil y está intacta todavía ahora. Él sigue sintiendo esa misma pasión pasados treinta años".

Relevancia en la obra de Iván tiene también inevitable presencia su hermano Amaro Ferreiro, "escudero fiel que sabe estar en un segundo plano a la sombra aunque ha hecho algunas canciones muy importantes". "Amaro equilibra muchísimo a Iván y tienen formas muy diferentes de trabajar. Al final es como un monstruo de dos cabezas y se complementan a la pefección", destaca.




Después de subrayar que la carrera desde 1991 de Los Piratas fue posible "porque los tiempos de la industria discográfica eran entonces otros", recuerda que tardaron prácticamente en despegar comercialmente con cierta potencia, con el disco Ultrasónica de 2001. "Esa sensación de abismo les hizo ser libres para escribir lo que querían, aunque también les minaba la moral la falta de reconocimiento", señala.

Prosiguiendo en la línea temporal, indica que la carrera en solitario de Iván desde 2005 también costó en un principio y "ha tenido baches", a pesar de lo cual afirma que ahora "está en su mejor momento", después de meter a 6.000 personas en diciembre del pasado año en el Palacio de los Deportes de Madrid y tocar dos veces después en La Riviera.

"Sumando el DCode Festival en septiembre, va a hacer cuatro conciertos bastante mayoritarios en Madrid en nueve meses", gracias a que su más reciente disco, Casa, "ha sido recibido de manera espectacular". Pero como voz conocedora, avisa de que al gallego "lo que le gusta es avanzar e investigar", por lo que está convencida de que no va a "acomodarse" en su propuesta actual.

Aunque sea en constante evolución, pues, resalta Arancha Moreno que Iván Ferreiro "no hace nada gratuitamente", sino que "todo está muy pensado y trazado para generar una emoción determinada". "Ahora que conozco un poco más su proceso, te das cuenta de que no es un truco de magia, que hay belleza y trabajo para tocar los resortes necesarios para que todo funcione", destaca.

"Mi objetivo era entender mejor a las canciones y al personaje. Es un relato oral, todo está construido a partir de la voz de la gente para conocer un poco más a una persona muy poliédrica y que es de las más interesantes de nuestro pop. Es acercarse el mundo de Iván Ferreiro, explorar su universo creativo", termina, no sin antes remachar con su aclaración constante: "Pero esto no es una biografía, es un recorrido musical".

'30 canciones para el tiempo y la distancia' cuenta con un total de 272 páginas de texto más 16 de fotografías en color. Tiene un formato de 17 por 24 centímetros y la encuadernación es rústica con solapas. Está editado por Efe Eme y puede comprarse en librerías y en la web www.efeeme.com (y ya va por la segunda edición).

Comentarios