Los Punsetes: "Como grupo odiado, podemos decir sin problema que muchos grupos nos parecen una puta mierda"

Ya son trece años diciendo lo que todo el mundo piensa, sin rodeos, diseccionando la realidad con toneladas de lúcida ironía, convirtiendo canciones de apariencia sencilla en himnos generacionales. Son Los Punsetes de vuelta en la ruta con su quinto disco, ¡Viva!, con el que llevan ya varios meses de desafiante gira.

Y deslenguados como siempre, en su nueva entrega rebosan frases como estas en canciones como 'Tu puto grupo': "Poesía de tercero de EGB en el hilo musical de El Corte Inglés. Un idiota que se da mucha importancia, un baboso que no mide las distancias. Os pasáis a Garcilaso por el forro, todas las letras por el puto morro. Uno que quiso pero que no supo, eso es lo que pienso de tu grupo".

Con ese punto de descaro ladino tan 'punsete', explica el guitarrista Manu Sánchez que la letra de 'Tu puto grupo' en particular va "contra un montón de candidatos" porque a estas alturas tienen ya "mucha parrilla". "Es un Frankenstein de muchos grupos, pero en general es cierto tono que se lleva mucho, sobre todo en el indie. Es una canción un poco pajera en realidad", apunta a Mercadeo Pop.

Y aún añade sobre esta cuestión, derrochando socarronería: "Lo que hacemos todos de criticar a los demás, pero el propio narrador tiene ya su coña verbenera. ¿Qué grupos son? Pues muchos grupos que nos parecen una puta mierda. Pero es que ese odio es parte de la melomanía, el odio a otros grupos es parte del amor a la música".

"Como grupo odiado lo podemos decir sin ningún problema. Yo de vez en cuando nos busco en las redes y encuentro a gente con mucho odio y yo pienso ay qué bien, qué gustito. Me encanta. Pero es una chorrada, ya ves tú. Que tampoco estamos locos, tomamos un poco de distancia", bromea, también con un puntito de orgullo.




FOTO: RICARDO RONCERO

Sirva el ejemplo de 'Tu puto grupo' para condensar el espíritu de un álbum que tiene, según Manu, "un tono bastante homogéneo, con una mirada bastante agria hacia el mundo". "Incluso un poco lunático a veces, como una persona aislada que ve con mucho asco cómo suceden las cosas. Esa es la idea que subyace. Por eso ¡Viva! es un buen título, ya que funciona muy bien en tono irónico", explica el guitarrista.

Toma la palabra en este punto el bajista Luis Fernández para recalcar que "la gente ha respondido muy bien al disco", editado hace ya unos meses. Así, adelanta que tienen "muchas ganas de trabajarlo, enganchando el verano y el año que viene" para presentarlo en directo tanto como sea posible ante los suyos.

"Las redes sociales han provocado que la vida de un disco sea de un mes. Alargarlo un año y medio es lo complicado", plantea Luis, quien reflexiona sobre esta complicada perdurabilidad al defender la necesidad de saber "aguantar los tiempos" para darle vida a un álbum en este mundo actual en el que "internet te permite generar contenido con mucha rapidez".

Tras conceder ambos que ¡Viva!, producido de nuevo El Guincho, "tiene un sonido más natural y menos chirriante" que los anteriores, lanza Manu una proclama autoreivindicativa: "Quien nos vea en directo comprobará que tenemos un repertorio ya con cinco discos para hacer un buen rato de cancionzacas en cadena. Eso ya lo tenemos y es una de nuestras virtudes en directo".

Y agrega: "Sabes que puedes ir a vernos en directo y tendrás un buen rato de temarracos. Somos un grupo de canciones pero precisamente este disco destaca más por funcionar en conjunto que por tener muchos pelotazos, que ese era más el anterior. En conjunto, a ese oyente del siglo XX que le gustan los discos enteros, éste le va a gustar más".




"Lo que nos gusta realmente es tocar", destaca Manu, que traza un plan que pasa por "los festivales en verano y las salas en invierno". "Los festivales ahora son lo que antes eran las fiestas de los pueblos, porque también invierten en ellos los ayuntamientos, así que por arte de birlibirloque termina siendo prácticamente lo mismo", señala.

Acerca de la diferenciación entre festivales y salas, Manu asegura que al público "siempre le ha costado" asistir a estas últimas. "Mucha gente va a festivales y jamás a ido a salas. En un festival se buscan otro tipo de experiencias", plantea, antes de declararse personalmente "muy fan de los festivales, que son como un parque de atracciones de la juerga, en el que la música es parte esencial".

Sea donde sea, a través de sus próximas actuaciones el grupo madrileño aspira a "crecer un poquito", tal y como sentencia Manu: "En general no somos muy ambiciosos pero siempre queremos ir hacia delante. Con estar mejor en el sentido que sea estaremos contentos".

Tras una gira por salas y algunos festivales, es turno para el grupo ahora en citas tan relevantes como Bilbao BBK Live (del 6 al 8 de julio), Low Festival (del 28 al 30 de julio) y Festival Gigante (1 y 2 de septiembre en Guadalajara). Y más, siempre más.

Comentarios