Vídeos de conciertos: Roger Waters el 24 de mayo de 2018 en el WiZink Center de Madrid

No era yo muy de Pink Floyd de crío. Ahora ningún crío es de Pink Floyd, pero en su día yo andaba en el cruce de caminos de si Pink Floyd o Bruce Springsteen. Los primeros por mi hermano mayor y el segundo por su desde hace ya mucho ex. Me decanté por la ex, soy así de fulano. Pero fue solo al principio.

Me costó pero finalmente entré machete en boca en todo el rollito y, joder, qué bien. De hecho, hace poco escuchaba una noche a altas horas 'La espuma de Venus' de Héroes del Silencio y no pude por menos que escribir a mi susodicho elder brother y decirle: "Hostias tú, Juan Valdivia es David Gilmour". Nos reímos mucho. También estuvimos en la exposición del grupo en IFEMA que, la verdad, nos moló mucho.

Ya que no hay Pink Floyd, a Roger Waters le he visto dos veces: en 2011 y 2018. Ciertamente es impresionante lo de este pavo. Es probable que Pink Floyd (¿cuántas veces he escrito ya este nombre en ocho líneas?) sean más grandes que la vida, sí. De hecho, ante la duda,…

Sophie Auster: "La creación es un largo proceso que se aprende viviendo"



Sophie Auster (Nueva York, 1987) acaba de publicar nuevo álbum, Next Time (BMG), que esta primavera presentará en Bilbao (12 de mayo, Museo Marítimo), Madrid (14 de mayo, Café Berlín), Málaga (16 de mayo, CCMVA) y Ourense (18 de mayo, Teatro Principal, Ciclo Galicia Importa).

"Es un bonito momento. Me siento orgullosa del disco, he intentando poner mi alma en él y creo que lo he conseguido", afirma a Mercadeo Pop la neoyorkina, hija del escritor Paul Auster y la poetisa Siri Hustvedt, quien apunta que el origen de este disco es una ruptura amorosa y todas sus emociones consiguientes.

"Mis experiencias vitales enriquecen mis canciones", apunta, para luego destacar que "la creación es un largo proceso que se aprende viviendo". "Nunca voy hacia atrás y eso es increíble. Aspiro a tener una larga carrera en la que pueda seguir creando música, creciendo y explorando", subraya.

A pesar de su juventud, esa carrera a la que se refiere ocupa ya la mitad de su vida, pues debutó a los 16 años con un álbum homónimo que hizo "por puro divertimento". Y rememora: "Ahora soy una mujer diferente que entonces. Son fases de la vida. Ser un artista es precioso porque vas escribiendo así los capítulos de tu vida".

Afirma en este punto que ahora se siente "más confiada" con lo que escribe porque, además, sabe lo que quiere decir y cómo quiere sonar. Y suena sencillamente a Sophie Auster, sin etiquetas, algo que ella misma explica al relatar los artistas que ha estado escuchando últimamente, entre los que destaca a Bob Seger, Caetano Veloso, Cat Power o Curtis Mayfield.

Canción de autora con toques de soul, pop o folk, en definitiva. Todo ello a través de su propia personalidad hasta llegar a canciones como Mexico, que formará parte de la banda sonora de la película Going places, el spin off de El Gran Lebowski con John Turturro como director, guionista y protagonista.

"La canción está en una escena muy divertida y es perfecta para el contexto de la película", avanza Sophie para al mismo tiempo admitir que le encanta el cine, "ver películas de todo tipo y distintos géneros". "De hecho, veo imágenes cuando escribo canciones, es algo muy visual", apostilla.

Niega cualquier tipo de relación entre México y el muro que el presidente Donald Trump quiere construir en la frontera con Estados Unidos, pero admite que la victoria del mandatario para ella fue también como "una ruptura amorosa".

"Fue lo más parecido que he sentido a tener el corazón roto por amor. Me quedé en shock. Me emborraché viendo las elecciones, me quedé dormida y cuando me desperté solo podía decir 'no puede ser'. Vi la portada del New York Times y aluciné", rememora.




Tras afirmar que le "encanta estar en la carretera y actuar en directo", se muestra encantada por su regreso a España para estos conciertos en los que estará acompañada por una pianista de su Nueva York natal junto a la banda con la que realizó su última gira por nuestro país: Xema Fuertes Tasquer a la guitarra, bajo de David García 'Libi' y batería de Alfonso Luna -ambos músicos de Tachenko-.

"Me encanta venir a España, me gusta mucho la gente", asegura para luego reflexionar sobre el poder de la música, "que trasciende a todos los idiomas". E insiste: "Me gusta grabar pero las actuaciones en directo me resultan mucho más excitantes por tocar y poder conectar con el público".

No puede faltar tampoco la referencia a sus famosos padres, algo que se toma con mucho humor: "Si tuviera una mala relación me molestaría hablar sobre ellos, pero lo cierto es que les admiro mucho. Somos una familia muy unida. Me siento muy afortunada de haber crecido en un hogar donde he estado expuesta a tantos estímulos, algo que no es en absoluto lo normal".

Sí que era normal su rutina diaria pues, como rememora, cenaban juntos cada noche. "Sí sabía que otros amigos veían a sus padres ir cada día a la oficina mientras yo les tenía en casa escribiendo constantemente", recuerda, para luego zanjar: "Otra gente tiene que ser curiosa por naturaleza para salir a buscar lo que le gusta, pero yo encontraba de todo en casa".

Comentarios