U2 anticipan su primer concierto en India estrenando nueva canción con la estrella local A.R. Rahman

En anticipo del primer concierto de su historia en India el próximo 15 de diciembre, U2 estrena este viernes una nueva canción en colaboración con el artista indio A.R. Rahman.

'Ahimsa', la palabra sánscrita para no violencia, celebra la diversidad espiritual de la India y conecta el espíritu de U2 con el dominio de A.R. Rahman.

"Venimos como estudiantes a la fuente de inspiración. Eso es 'Ahimsa'. No violencia. India nos dio esto... el mayor regalo para el mundo", destaca el vocalista Bono.

Se trata de la clásica canción menor del grupo irlandés cuando se alía con algún otro artista. Bienintencionada, arranca con una sucesión de acordes del siempre reconocible The Edge arropados por un coro, que dan paso a la calidez vocal de Bono.

Tiene un punto ochentero y la melodía de las estrofas está conseguida, apetece tararearla. No falta la emotividad expansividad y cierta explosión de júbilo que, lamentablemente, ya es marca Coldplay. Pero eh, que es viernes y tenemos …

¿Podéis dejar de prohibir conciertos de una vez?



A ver, de qué coño vais. No se puede prohibir todo porque no os guste. Ni a estos ni a aquellos, que no, que no funciona así. Y sobre la 'cancelación' de C. Tangana voy a empezar por lo primero que pienso: No hace falta cancelar lo que previamente no se contrata. ¿Quién coño contrata a C. Tangana y luego se caga en los pantalones? ¿Nadie habla de ese ser humano? Esa es la cagada.

Censurar es un atraso. Ya basta. Prohibido prohibir, como bien sentencia Enrique Bunbury. Ni por motivos ideológicos, ni de género, ni porque no te guste el tran tran ni el triki triki. El arte no es la vida real. Una canción no es la vida real. El arte no educa. Una canción no educa. No en el sentido estricto, vale. Pero mirad, que no. Que se os va la pinza.

No se censura a Def Con Dos ni mucho menos a un histórico de la canción de autor como Luis Pastor. Y no se censura a C. Tangana. La comunicación requiere de un emisor y un receptor que interpreta los datos. En libertad, ese receptor tiene más herramientas para interpretar lo que coño le estén contando.

Si censuramos, eliminamos herramientas porque reducimos la visión, reducimos nuestras cabecitas, reducimos la libertad. La cultura es crítica incluso aunque sea Bon Jovi, porque Bon Jovi lo hace en libertad. Si censuramos nos convertimos en pequeñitos imbéciles que creen que cuando algo no les gusta tienen el derecho a exigir que no exista. Pues bien, no es así. En la vida no es así y mucho menos en la creación artística.

¿Qué decís? ¿Que C. Tangana no crea arte ni crea nada más que un montón de mierda? Correcto. Pero es su jodido montón de mierda y hay quien se lo compra. Quien debe hacérselo mirar es quien compra mierda. Y si hablamos de menores, pues sus papás y sus mamás: No, la caca no se come, mal, mal.

Se empieza por ahí. Hagamos un resumen obvio: Un artista X propone una obra X. Al público le gusta o al público no le gusta. El público es el que refrenda la creación. Si no te gusta C. Tangana, como es natural, no vayas. No entiendo otra manera de mostrar mi desaprobación pues, como es natural también, considero que firmar en change.org es una movida absolutamente vacua.

¿De verdad va a cambiar el mundo a base de peña firmando en change.org desde donde quiera que firme? Sois la repanocha, os lo juro. En fin, que yo solo vengo aquí a decir que dejeis de censurar. Es una puta mierda cuando el PP de Madrid de los huevos cancela a Def Con Dos o Luis Pastor, artistas previamente contratados a los que se les putea en su manutención diaria por su ideología. Es una putada.




Y como bien a dicho el ministro de Cultura, porque lo sigue siendo, José Guiraro, al tratarse de un asunto de género tenemos "más dudas". Pero reitero que hablamos de una creación, una ficción. ¿Quentin Tarantino entonces qué cojones hacemos? Una canción existe en la cabeza de quien la escucha. Eso será siempre así por mucha simulación teórica que nos queramos creer.

He leído mucho en Twitter una letra de C. Tangana hoy. Una en la que dice que si tu madre se agacha. Bien, tengo algo con lo que vais a alucinar: No existe esa madre. No es real. Tendéis a pensar en vuestra egolatría suprema que es quien os dio la vida pero sabéis que, no es. Es solo un relato de ficción como otros tropecientos millones que os comeis sin ketchup ni mostaza ni boquerones en vinagre.

Me tenéis contento. ¿Vais a parar alguna vez de prohibir lo que no os gusta y de ofenderos por cualquier putiísima cosa? Es altamente probable que el problema esté en una sociedad en absoluto educada para comprender al otro, para asumir cosas que no le gustan. Yo paso mil de C. Tangana, hoy llevo todo el día escuchando grupos de AOR. Ya basta, por favor, nos hacéis perder el tiempo.

Y por volver al principio y cerrar el círculo: Que pague su torpeza quien inicialmente contrató con dinero público a C. Tangana para las fiestas de Bilbao. Porque esa es la movida seminal. Ahora pretenden quedar todos impolutos porque esto y porque aquello pero, ¿y por qué demonios le contratáis la primera vez para luego renegar? Eso tiene un nombre o dos por lo menos.

Solo la libertad nos hará libres. La libertad de cagarla, la libertad de decir gilipolleces, la libertad de hacerlo todo jodidamente mal. Eso es la libertad. Todo lo contrario es demonizar a C. Tangana ahora como se hizo con los Beatles hace cincuenta años. O a quien sea, yo qué sé. Que los demonios están en vosotros, quienes quiera que seáis. Que no están en nosotros. En serio, ¿podéis dejar de prohibir conciertos de una vez? 

PD: Si entramos en lo de Oviedo ya nos da el lunes por la mañana y nos hemos fumado el finde como idiotas confrontando en lugar de abrazando. Abrazo tochísimo.

Comentarios

  1. Pues una cosa te voy a decir, lo que se escucha te suena, lo que se escucha se tararea, y lo que se escucha se aprende como propio, se llama cultura. Esa es la que quieres tener, pues esa tendrás.

    ResponderEliminar
  2. Con las locas del coño hemos topado, amigo Sancho...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario