Loquillo (2020) WiZink Center. Madrid

Loquillo reabre el WiZink Center: el rock al rescate

De la misma manera que fui a Los Punsetes en Moby Dick a finales de mayo con Ricardo y en junio a la parodia aquella del autocine, también con Ricardo porque de lo contrario ya me siento mazo de solo, este viernes había que estar en la reapertura del WiZink Center. Un lugar indudablemente milenario para todos nosotros desde cuando solo era Palacio de los Deportes, en el que tantas noches de pasión y crucifixión hemos pasado a lo largo de los años.

¿Quién no tiene un recuerdo de puta madre allí y en los aledaños? Pero que a ver, muchachada, que hicimos hasta previo con cerves y una copita de esas de urgencia porque sí, sin hacer preguntas, sin dar explicaciones. ¿Un roncito rápido? No me jodas, si te lo pides tú me lo pido yo. Pues claro, estamos a punto de volver a un concierto aquí en Goya, que no venimos desde aquella otra vida cuando los Editors en febrero. Cinco putísimos meses que tú me dirás qué mierdas hemos vivido. Eso merece…

Vídeos de conciertos: Roger Waters el 24 de mayo de 2018 en el WiZink Center de Madrid


No era yo muy de Pink Floyd de crío. Ahora ningún crío es de Pink Floyd, pero en su día yo andaba en el cruce de caminos de si Pink Floyd o Bruce Springsteen. Los primeros por mi hermano mayor y el segundo por su desde hace ya mucho ex. Me decanté por la ex, soy así de fulano. Pero fue solo al principio.

Me costó pero finalmente entré machete en boca en todo el rollito y, joder, qué bien. De hecho, hace poco escuchaba una noche a altas horas 'La espuma de Venus' de Héroes del Silencio y no pude por menos que escribir a mi susodicho elder brother y decirle: "Hostias tú, Juan Valdivia es David Gilmour". Nos reímos mucho. También estuvimos en la exposición del grupo en IFEMA que, la verdad, nos moló mucho.

Ya que no hay Pink Floyd, a Roger Waters le he visto dos veces: en 2011 y 2018. Ciertamente es impresionante lo de este pavo. Es probable que Pink Floyd (¿cuántas veces he escrito ya este nombre en ocho líneas?) sean más grandes que la vida, sí. De hecho, ante la duda, un sí.

No sabría cual de los dos conciertos mencionados me gustó más, pero sí sé que ambos me volaron la cabeza a su manera. Yo soy muy del rock de estadio, de manera que tampoco es extraño eso. Shows rotundísimos, repletos de clásicos atemporales y con una puesta en escena majestuosa, como merecen. ¿Qué podría salir mal? 


Es por ello que este domingo que estoy activo con mis movidas vamos a recordar el concierto de Roger en el WiZink Center en 2018 (crónica de entonces ahora AQUÍ). Un bolazo de los que te dices 'hostia puta'. Así, sin más. Porque es más que música. Es una cosa muy seria.

Un nuevo episodio de mi serial 'Vídeos de conciertos' (todos AQUÍ), con el que no pretendo otra cosa que entretener y mantener presente siempre el espíritu de las grandes reuniones musicales hasta que podamos regresar a ellas. Vamos Roger, sal a bailar, que tú lo haces fenomenal.

Comentarios